Index | Análisis 2004-2005
Enlaces relacionados


La batalla de Israel en Faluya

Rashid Jashana*
Al-Hayat, 22 de noviembre de 2004
Traducción de Loles Oliván para IraqSolidaridad (
www.nodo50.org/iraq),
2 de diciembre de 2004

"La enorme e inesperada expansión del papel israelí en variadas facetas dentro de Iraq confirma que Israel es el mayor beneficiario en la continuidad de la guerra al igual que es el mayor beneficiario de la escalada estadounidense con Irán en relación con el expediente nuclear. Iraq no es Rusia e Irán no es China, por ello no causan ninguna amenaza a EEUU; sin embargo, ambos representan una amenaza para el Estado judío. En conclusión, es posible decir que los simpatizantes del Likud que controlan los puestos en el proceso de toma de decisiones en EEUU están utilizando la campaña de Bush contra el terrorismo como cobertura para conseguir los objetivos de Israel en Iraq. Así pues, el propósito de la batalla de Faluya es romper la firmeza de la resistencia y preparar el terreno para completar los planes de Israel."

Ha quedado claro que Israel ha jugado un papel importante en la batalla de Faluya a pesar de los intentos estadounidenses por ocultar este hecho. Lo que se ha filtrado a través de oficiales, soldados e incluso rabinos de doble ciudadanía [estadounidense e israelí]que tomaron parte en las batallas, algunos de los cuales fueron muertos por las balas de la resistencia, no es más que la punta del iceberg. La muerte de un oficial israelí en Faluya ha expuesto a la luz la existencia de un gran número de oficiales, francotiradores y paramilitares [israelíes] en Iraq.

Según estadísticas de medios de comunicación israelíes, Israel tiene en la actualidad no menos de mil oficiales y soldados [1] desplegados entre las unidades estadounidenses presentes en Iraq. Además, 37 rabinos operan dentro de las tropas de EEUU, lo que conduce a pensar que el número real es mayor; [el periódico israelí] Ha'aretz ha admitido que otros están encubriendo su identidad judía para ocultar su ciudadanía israelí. Coincidiendo con la escalada de las operaciones en Iraq se ha puesto en marcha en la actualidad una campaña de reclutamiento que pretende enviar todavía más asistencia. En esa campaña se inscribe la instigación del rabino Irving Elson, quien en su último sermón dado en Nueva York incitó a que más "rabinos combatientes" se sitúen [en Iraq], animándoles a alistarse en las fuerzas estadounidenses, además de declarar que los muertos en Faluya [por la resistencia iraquí] son "mártires".

EEUU necesita de la experiencia de Israel en las guerras para dirigir las batallas en las ciudades iraquíes dado que las dos [últimas] generaciones de sus fuerzas armadas carecen de experiencia desde la guerra de Vietnam. Sin embargo, el papel de Israel no es ni técnico ni complementario a los planes estadounidenses. Más bien forma parte de la visión establecida por su dirección militar y política antes de que se lanzase la guerra cuyo objetivo es anular cualquier papel regional de Iraq y eliminar cualquier amenaza que pudiera causar para su futuro. El plan israelí se ha hecho evidente debido a varias líneas clave, la más prominente de las cuales es el envío de operativos del Mossad para establecer oficinas y redes en el norte y sur del país, para eliminar a los científicos iraquíes, y para intensificar el estado real de compra de propiedades y tierras en el norte, especialmente en Irbil, Kirkut y Mosul. Ello viene a completar un proyecto anterior lanzado diez años atrás a la caída de Bagdad a través de judíos turcos.

Oleoductos de Iraq a Israel

Israel anima a la dirección kurda a la descentralización administrativa de sus regiones respecto de Bagdad, pero al mismo tiempo tiene como objetivo que los partidos kurdo[-iraquíes] jueguen un papel central en la posguerra iraquí debido a las históricas relaciones que Israel mantiene con los kurdos. Muy probablemente, Israel ha avanzado ya en el desarrollo del plan anunciado previamente por el ministro [israelí ] de Infraestructuras Josph Paritzky, que pretende extender oleoductos desde Iraq a Israel pasando a través de Jordania; un informe reciente de las fuerzas de seguridad turcas publicado en [el periódico turco] Jumhuriyet, ha confirmado los intentos de Israel de activar el oleoducto hacia Haifa tan pronto como sea posible.

Basado en esta pretensión, los israelíes creen que las fuerzas estadounidenses son incapaces de imponer la seguridad y la estabilidad en Iraq. Ello ha obligado a Israel a desarrollar sus propios canales con los poderes locales comenzando por el punto fulcro del norte y avanzando en la ejecución del plan que habían diseñado anteriormente a la caída del anterior régimen. No obstante, en la actualidad están tratando de evitar la confrontación con Turquía, preocupada por la expansión [israelí] en el norte [de Iraq]. En esta deriva, Israel está incitando a los judíos iraquíes a que estén en la primera línea del frente con el fin de que encabecen el puente para organizar las relaciones con el nuevo gobierno [iraquí] y, específicamente, intensifiquen las iniciativas comerciales con Iraq a través de Jordania. Igualmente, [Israel] quiere tener voz en el destino de Iraq a través de la influencia indirecta en la Cumbre de Sharm el-Sheij, lo que ha enfurecido tanto a Siria como a Turquía.

La enorme e inesperada expansión del papel israelí en variadas facetas dentro de Iraq confirma que Israel es el mayor beneficiario en la continuidad de la guerra al igual que es el mayor beneficiario de la escalada estadounidense con Irán en relación con el expediente nuclear. Iraq no es Rusia e Irán no es China, por ello no causan ninguna amenaza a EEUU; sin embargo, ambos representan una amenaza para Israel. En conclusión, es posible decir que los simpatizantes del Likud que controlan los puestos en el proceso de toma de decisiones en EEUU están utilizando la campaña de Bush contra el terrorismo como cobertura para conseguir los objetivos de Israel en Iraq. Así pues, el propósito de la batalla de Faluya es romper la firmeza de la resistencia y preparar el terreno para completar los planes de Israel.

Nota de IraqSolidaridad:

1. Cuando menos de doble nacionalidad, israelí y estadounidense.

Imágenes de la batalla en Faluya

6.000 civiles podrían haber muerto en el asalto, según el Creciente Rojo Iraquí - El Creciente Rojo Iraquí denuncia no poder atender a los heridos y enfermos

Faluya: los crímenes de guerra del Pentágono avivan una más amplia resistencia

* Rashid Jashana es periodista y escribe en el diario árabe con base en Londres al-Hayat, donde ha sido publicado este artículo el 22 de noviembre de 2004.

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2004