Index | Documentos 2004-2005 > Análisis y opinión

Enlaces relacionados


El juicio a Sadam Husein

El movimiento contra la guerra debe rechazar la 'justicia' colonial

Sara Flounders*

International Action Center, 12 de diciembre, 2005
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 15 de diciembre, 2005
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Beatriz Morales

"Dejando de lado el amplio espectro de los puntos de vista políticos sobre el carácter del gobierno de Sadam Husein, es esencial oponerse a esta justificación estadounidense de la guerra. Callar a este respecto es dar credibilidad al falso tribunal creado por EEUU en el inmenso centro de mando [en Bagdad] llamado la "Zona Verde". El gobierno estadounidense no tiene derecho a tener un solo soldado en Iraq. No tiene derecho a bombardear, sancionar o matar de hambre al pueblo iraquí. No tiene derecho a imponer un gobierno colonial o a establecer tribunales en Iraq. Tampoco tiene más derecho a decidir el destino de Sadam Husein del que tiene a decidir sobre el control del petróleo y los recursos de Iraq."

El juicio a Sadam Husein, que se abrió con una gran publicidad internacional, es un intento desesperado de justificar y conferir alguna legitimidad a la criminal invasión y ocupación estadounidense de Iraq. Es un intento de desmoralizar y dividir a la resistencia a la ocupación. No tiene nada que ver con la justicia o la verdad. Todas las fuerzas políticas internacionales que se han opuesto a la guerra estadounidense contra Iraq desde hace 15 años -período que ha incluido una sanciones que han causado hambre, bombardeos e invasión- también deben oponerse a los intentos de justificar el mantenimiento de la ocupación, incluyendo el actual juicio a ex dirigente iraquí y siete miembros de su gobierno.

Dejando de lado el amplio espectro de los puntos de vista políticos sobre el carácter del gobierno de Sadam Husein, es esencial oponerse a esta justificación estadounidense de la guerra. Callar a este respecto es dar credibilidad al falso tribunal creado por EEUU en el inmenso centro de mando [en Bagdad] llamado la "Zona Verde". El gobierno estadounidense no tiene derecho a tener un solo soldado en Iraq. No tiene derecho a bombardear, sancionar o matar de hambre al pueblo iraquí. No tiene derecho a imponer un gobierno colonial o a establecer tribunales en Iraq. Tampoco tiene más derecho a decidir el destino de Sadam Husein del que tiene a decidir sobre el control del petróleo y los recursos de Iraq.

Una guerra de agresión ilegal

La detención de Sadam Husein y de las personas acusadas con él a, junto con la de cientos de miles de otros iraquíes, se basa en una criminal e ilegal guerra de agresión. El Tribunal Especial Iraquí y el juicio a Sadam Husein violan también el Derecho Internacional. La Convención de Ginebra, de la que Washington es signatario, prohíbe explícitamente a un poder ocupante crear tribunales. Además, el juicio en sí, junto con el total aislamiento de los acusados y la denegación de [recibir] cualquier tipo de vista y de derecho legal viola la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos.

Los abogados defensores que se han ofrecido [para efectuar dicha defensa] han sido amenazados e intimidados. Dos abogados del equipo de la defensa han sido asesinados. Hoy en Iraq no existe sistema judicial. No existen códigos ni leyes ni tribunales. Sigue sin haber un acuerdo sobre la Constitución. Toda la estructura del Estado iraquí ha sido destruida. En su lugar lo único que hay es la más brutal forma de absoluta dominación militar.

Desde el mismo momento de su formación el Tribunal Especial Iraquí ha sido ilegal. Es una creación del estadounidense L. Paul Bremer III, ex jefe de la Autoridad Provisional de la Coalición, el poder ocupante ilegal. En un primer momento Bremer nombró a Salem Chalabi, el sobrino del viceprimer ministro iraquí, Ahmad Chalabi, para organizar y dirigir el tribunal.

Ayudado por los tanques estadounidenses Chalabi había vuelto a Iraq desde el exilio en abril de 2003. Abrió un bufete jurídico para hacer el borrador de las nuevas leyes que han vuelto a abrir a Iraq al capital extranjero, en colaboración con la empresa jurídica del ex subsecretario de Defensa Douglas Feith, un especulador gracias a la guerra, un ideólogo del conciliábulo de Bush, Cheney, Rumsfeld, y principal arquitecto de la guerra. Bremer también nombró a los jueces del tribunal. El dinero para financiarlo y el personal están completamente controlados por las fuerzas estadounidenses. El Congreso estadounidense ha destinado 128 millones de dólares para establecer el tribunal. El tribunal, por supuesto, no tiene jurisdicción sobre los crímenes cometidos por el Ejército estadounidense durante la invasión y ocupación.

El papel de la demonización

El juicio que esta actualmente en marcha forma parte del constante intento de EEUU de demonizar completamente a Sadam Husein. Esto ha sido un aspecto fundamental de los 15 años de guerra contra Iraq. La propaganda estadounidense ha descrito sin descanso a Sadam Husein como un perverso demente, un dictador brutal y una amenaza para todo el planeta capaz de atacar con armas nucleares, químicas o biológicas en cuestión de minutos. Fue acusado de estar implicado en el 11 de septiembre y de estar aliado con al-Qaeda. Tanto los republicanos como los demócratas sabían que esto era falso. Las bombas estadounidenses habían destruido toda la capacidad industrial iraquí. Pero ningún político quería desafiar la demonización.

Cada una de las guerra emprendidas por EEUU contra pueblos y naciones oprimidos ha empezado con una saturación de toda la población civil con propaganda de guerra para demonizar al dirigente de la población que era su objetivo de tal modo que cualquier crimen para conseguirlo era considerado aceptable e incuestionable. Esto ha sido así desde las guerras contra las poblaciones indígenas y la demonización de Toro Sentado, Caballo Loco, Jerónimo y muchos otros dirigentes indígenas hasta los dirigentes de cada lucha progresista o revolucionaria en los últimos 50 años.

No importa lo moderado o comprometido con la no violencia que sea el dirigente. Tomemos el caso del secuestrado ex sacerdote y presidente Jean-Bertrand Aristide de Haití, que fue acusado de corrupción, tráfico de droga y de grupo violento. Hoy en día los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Mahmoud Ahmadinejad de Irán son retratados cada vez más como dementes, dictadores y como la encarnación del mal.

Desde los días del Imperio Romano la justicia del vencedor ha significado humillación, degradación y situar al dirigente derrotado en el banquillo para establecer un nuevo orden. Esto esconde la brutalidad de la fuerza abrumadora y da legitimidad a los nuevos dirigentes. Los juicios de Denmark Vesey y Nat Turner en el sur prebélico [de EEUU] fueron la excusa de los propietarios de esclavos de encubrir la violencia y degradante brutalidad de la esclavitud en derechos de propiedad divinos. El secuestro y juicio del presiente de Yugoslavia Slodoban Milosevic, después de los 78 días de bombardeo del EEUU y de la OTAN sobre Yugoslavia, durante los que murieron cientos de civiles, fue un caso similar de justicia del vencedor.

EEUU y las Armas de Destrucción Masiva

Mientras EEUU demoniza a Sadam Husein, hay que recordar que el Pentágono ha utilizado armas de destrucción masiva no solo en Iraq sino también contra otra muchas poblaciones indefensas, desde Corea y Filipinas a Vietnam, Laos, Camboya, Nicaragua, Granada, Libia, Líbano y Yugoslavia. La maquinaria militar estadounidense, que debería ser llevada a juicio por haber utilizado las armas más espantosas, desde bombas nucleares a napalm, fósforo blanco, minas anti-persona, lo denominados proyectiles anti-bunker y armas de radiactivo uranio empobrecido.

La destrucción civil en Iraq fue fotografiada, calculada y estudiada. Se atacó de manera minuciosa la infraestructura. Fueron bombardeados depósitos de agua, plantas sanitarias y de tratamiento de aguas residuales, estaciones de bombeo de agua y de cloración. Se destruyeron las redes eléctricas y de comunicaciones. Se atacó la producción de alimentos, sistemas de irrigación, fertilizantes y pesticidas para procesar, refrigerar y almacenar. En los bombardeos de 1991 murieron más de 150.000 iraquíes. Murieron 156 soldados estadounidenses.

Año tras año las delegaciones extranjeras que habían estado en Iraq, incluyendo muchas organizadas por el International Action Center (IAC) y dirigidas por el ex fiscal general de EEUU Ramsey Clark, informaron sobre el impacto de los bombardeos estadounidenses de 1991 y de los años de sanciones estadounidenses impuestas por NNUU. Las sanciones crearon un hambre artificial. Se prohibió la importación de alimentos, medicinas y necesidades civiles.

Según cálculos de las propias Naciones Unidas más de un millón y medio de iraquíes murieron a causa de enfermedades evitables. Medio millón de niños menores de cinco años murieron entre 1991 y 1996. Tanto las sanciones como los bombardeos empezaron bajo George H. W. Bush [padre] y continuaron durante los ocho años de la administración Clinton. Los bombardeos estadounidenses continuaron con un promedio de 25 ataques al día durante 12 años.

Como asesor legal de Sadam Husein, Ramsey Clark, fundador del IAC, ha desafiado valerosamente la legitimidad y legalidad del Tribunal Especial Iraquí. Abogado defensor de los Derechos Humanos, su postura es completamente consecuente con los 15 años de oposición a la guerra estadounidense contra Iraq -desde su visita Iraq en 1991, cuando EEUU estuvo bombardeando cada 30 segundos durante 42 días, hasta los 12 años de sanciones causantes de hambruna y su oposición a la invasión de 2003. Esta postura es consecuente con su oposición básica a las guerras estadounidenses e intervenciones en Vietnam, Nicaragua, Granada, Irán, Libia, Líbano y Panamá.

Alzarse contra la demonización forma parte del alzarse contra la guerra estadounidense y su máquina de propaganda de Guerra.

El objetivo es la soberanía iraquí

Los agentes del imperialismo estadounidense han establecido una dictadura brutal y corrupta, y han entrenado y establecido el control militar de un rincón a otro del planeta, desde Indonesia a Chile y Congo. Su problema con Sadam Husein no es que fuera un dictador: era que se negó a entregar la soberanía de Iraq. Se negó a entregar a las empresas estadounidenses el control sobre el petróleo iraquí, nacionalizado desde principios de los años sesenta. Para ellos su peor crimen fue que se negó a doblegarse al Nuevo Orden Mundial.

Quienes deberían ser llevados a juicio por Crímenes contra la Humanidad son Bush, Cheney, Rumsfeld y Blair.

El movimiento mundial que se opone a la ocupación estadounidense de Iraq debe considerar seriamente su obligación de oponerse a cada aspecto de la guerra estadounidense, especialmente los falsos tribunales y las elecciones programadas cuyo objetivo es legitimar la ocupación y legalizar su piratería. En el llamamiento a la vuelta inmediata de las tropas [estadounidenses] está implícita la denuncia de todo el proceso de colonización. Esto significa la cancelación de los contratos de las empresas estadounidenses que han privatizado y saqueado los recursos iraquíes, el cierre de los cientos de bases [militares] y miles de controles estadounidenses, la cancelación de las misiones de "búsqueda y destrucción" y el cierre de las prisiones secretas donde miles de iraquíes son torturados y humillados. E, igualmente, la disolución de los tribunales ilegales creados por EEUU.

English International Action Center

* Sara Flounders es co-directora de 'International Action Center'. Ha publicado cinco libros sobre Iraq y coordinado varias delegaciones, encabezadas por Ramsey Clark, que visitaron Iraq para desafiar los bombardeos y sanciones estadounidenses.

Ramsey Clark, ex fiscal general de EEUU, presidente del IAC y uno de los miembros del equipo de abogados de la Defensa en el juicio a Sadam Husein.

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2005