Index | Documentos 2004-2005

Enlaces relacionados


Elecciones en Iraq

La farsa de las 'elecciones' iraquíes se enfrenta a graves problemas

John Catalinotto

Workers Worl Online, 9 de enero de 2005
IraqSolidaridad: 13 de enero de 2005
Traducción para IraqSolidaridad de Paloma Valverde

"Las multinacionales de la comunicación estadounidenses todavía dan pábulo a las falsas afirmaciones de éxito en Iraq. Pero para cualquiera que haya vivido la época de Vietnam, [Iraq] empieza a parecerse a las declaraciones de los generales cuando entonces decían: 'Vemos la luz y el final del túnel'."

La antigua baza de la CIA y del actual "primer ministro" iraquí, Iyad Alawi, llamó por teléfono al presidente George W. Bush el pasado 3 de enero [de 2005] para discutir los problemas de la celebración de las elecciones nacionales en Iraq prevista para el próximo 30 de enero. La cuestión más importante era si el incremento de la resistencia armada y popular podría obligarles a posponer las elecciones. El presidente [de EEUU] siguió contestando con un "No", pero es evidente que las elecciones están encaminándose hacia un desastre como mínimo tan grande como la propia ocupación estadounidense en general. "El gobierno de Alawi ya muestra signos de debilidad sobre la cuestión de si celebrar las elecciones en Iraq este mes", apuntaba The New York Times este 4 de enero.

Los hombres-bomba están golpeando una vez -y en ocasiones hasta dos- al día. Cualquiera que esté en o próximo a la Guardia Nacional iraquí o a la policía local ha sido objetivo cotidiano de las bombas y los disparos. Un veintena de sus miembros han sido asesinados solo el 3 de enero. Al día siguiente, el gobernador de la provincia de Bagdad y seis de sus guardaespaldas fueron igualmente muertos. Tras el ataque que golpeó una base estadounidense en Mosul, en diciembre, matando a 22 [soldados estadounidenses], la muerte diaria de al menos entre uno y dos soldados [estadounidenses] por bombas que explosionan en la calle, va haciendo mella. En 2004 han muerto ya el doble de soldados estadounidenses que en 2003.

Elecciones bajo la ocupación

Alrededor de unos 100 partidos o grupos están inscritos en las elecciones. Se espera que gane una coalición formada por 25 grupos cuya base, si las elecciones siguen adelante, estaría compuesta en una octava parte por grupos shi'íes del sur de Iraq. Por otro lado, en toda la zona central de Iraq, incluido Bagdad, hay una gran oposición a la ocupación y a las elecciones. A principios de diciembre, 70 grupos habían anunciado que boicotearían las elecciones.

Debe ha en EEUU quienes crean que la celebración de esas elecciones en Iraq es un paso adelante hacia la democracia. Esto está tan lejos de la verdad como la mentira de que Bush emprendió la guerra contra Iraq para detener la fabricación de armas de destrucción masiva [1]. Estas son elecciones celebradas bajo una ocupación extranjera. Las fuerzas de ocupación, fundamentalmente militares estadounidenses y autoridades civiles, deciden cómo y cuándo se celebrarán.

Cuando hace un año la idea de las elección surgió por primera vez, algunos de los partidos radicados en Iraq la acogieron con entusiasmo. Manifestaciones en el sur de Iraq --sobretodo en zonas [de mayoría] shi'í- exigieron elecciones inmediatas. Pero EEUU insistió en mantener la Autoridad Provisional de la Coalición dirigida por Paul Bremer. Las corporaciones primero exigieron leyes que permitieran a las empresas radicadas en EEUU poseer y explotar el cien por cien de los principales sectores [económicos] iraquíes, incluido el petrolífero.

Ningún iraquí patriota reconoce esas leyes ni ninguna elección llevada a cabo bajo la ocupación. "Creemos que las leyes de Bremer no tienen base legal, ni aquí ni en ningún otro sitio", ha manifestado Abdul Kareem Hani, que fue ministro de Asuntos Sociales antes de la invasión estadounidense. "Según las Convenciones de Ginebra y de La Haya, la fuerza ocupante no tiene autoridad para cambiar las leyes del país ocupado", ha indicado el doctor Hani a The New Standard de 22 de noviembre.

Desde el principio, la política de la Administración Bush ha sido apropiarse de todos los recursos de Iraq, sin compartirlos ni con un poder imperialista rival, ni con ningún sector de la sociedad iraquí. Esta política ha ayudado a acelerar el crecimiento de la resistencia iraquí.

Sólo tras el nombramiento de una marioneta comprada como Alawi para dirigir el régimen interino iraquí el pasado junio, Washington fue capaz de establecer un calendario para las elecciones.

Una victoria pírrica en Faluya

Entretanto, el movimiento de resistencia en Iraq había ido creciendo de forma continua. Estableció una base relativamente segura en Faluya. Los estrategas del Pentágono de Washington colocaron a esta ciudad en el punto de mira en noviembre, esperando una rápida y total victoria. Esto se suponía que iría seguido de avances políticos y de unas elecciones más seguras. En lugar de ello, el Pentágono destruyó Faluya asesinando a miles de civiles y estando muy lejos de haber logrado disminuir el número de combatientes. La resistencia aumentó con mucho en Mosul y en una docena de ciudades más.

En Faluya, la resistencia ha continuado en los primeros días de 2005 expulsado a las fuerzas estadounidenses de partes de la ciudad. Políticamente incluso ello ha constituido un grave revés para la ocupación. El 1 de enero, los habitantes de Faluya se manifestaron por millares delante de las puertas de la ciudad: exigían a las fuerzas militares estadounidenses salir de Faluya y el restablecimiento de los servicios básicos, informa el diario en árabe editado en Londres Al-Sharq-al-Awsat de 2 de enero.

El 9 de noviembre, justo después del inicio del asalto estadounidense contra Faluya, el Partido Islámico iraquí abandonó el gobierno interino de Iraq. Al día siguiente, otra organización influyente, la Asociación de Ulemas Musulmanes efectuó un llamamiento a la población para abstenerse [de votar] en las elecciones y para defender el derecho de los iraquíes a resistir contra la ocupación. Además, ese mismo día el Partido Islámico anunció que se retiraría completamente del gobierno interino. El 13 de noviembre, el portavoz de Muqtada as-Sadr, Ali Smasm, anunció que su grupo boicotearía las elecciones. Esto es significativo en varios aspectos puesto que as-Sadr fue el líder de un levantamiento en el sur de Iraq y es una figura religiosa shi'í. Demostró que incluso entre los grupos shi'ís, muchos de los cuales están participando en la campaña electoral, hay diferencias [2].

Hacia finales de octubre, el Congreso Fundacional Nacional Iraquí (CFNI), que es descrita como una plataforma política de amplia base civil simpatizante de la resistencia armada, ya había apelado al boicot de las elecciones [3]. Su portavoz de la CFNI, Wamid Omar Nadhmi, dio a conocer las exigencias realizadas por ese grupo para las elecciones: "[La creación de] un comité internacional de control; el cese inmediato del fuego porque no puede haber elecciones bajo las bombas y los misiles; la retirada de las tropas estadounidenses de las ciudades más importantes un mes antes de las elecciones". [Omar Nadhmi] añadió: "Nosotros incluso dimos a ese comité la potestad de eliminar de la lista a los candidatos que no fueran de su agrado". Sobre el gobierno interino manifestó: "Su imposición de la Ley marcial es una declaración de fracaso político" (recogidos en The New Standard, 22 de noviembre de 2004).

No solo las elecciones

Las multinacionales de la comunicación estadounidenses todavía dan pábulo a las falsas afirmaciones de éxito en Iraq. Pero para cualquiera que haya vivido la época de Vietnam, [Iraq] empieza a parecerse a las declaraciones de los generales cuando entonces decían: "Vemos la luz y el final del túnel". Periodistas independientes y analistas que han pasado tiempo en Iraq fuera del control del Pentágono tiene un punto de vista completamente distinto de lo que allí está ocurriendo. Robert Fisk escribió el 28 de diciembre en The Independent :

"Durante el año pasado ha habido suficientes pruebas de que la totalidad de nuestro proyecto en Iraq es un desastre sin visos de solución, que nuestros ejércitos occidentales -cuando no se dedican a torturar prisioneros, a matar civiles inocentes y a destruir una de las mayores ciudades iraquíes- son derrotados por la ferocidad de un ejército de guerrillas, un tipo [de guerrilla] que no habíamos visto nunca antes en Oriente Medio."

Dahr Jamail escribe en The New Standard: "Los iraquíes pretenden celebrar elecciones libres sin la influencia estadounidense y establecer un calendario para la retirada militar como parte de la solución al sangriento cenagal en que se ha convertido su país bajo el control extranjero".

No son solo periodistas independientes quienes así escriben. El máximo dirigente de los nuevos servicios de inteligencia iraquíes, el general Muhammad Abdallah Shahwani. indicó a los periodistas el 3 de enero: "Creo que la resistencia es mayor que las fuerzas militares estadounidenses en Iraq. [...] Está formada por más de 200.000 personas" (AFP, 3 de enero). "El pueblo la alimenta tras dos años sin ninguna mejora. La gente la alimenta con inseguridad, falta de electricidad; la gente siente que tiene algo que hacer", añadió. Preguntado si la resistencia estaba ganando, el general iraquí afirmó: "No están perdiendo".

Notas de Iraq Solidaridad:

1. El 12 de enero, la comisión de expertos estadounidenses ha dado por concluidas definitivamente sus tareas en Iraq.
2. As-sader ha anunció posteriormente su apoyo a la candidatura confesional shi'í de ad-Dawa y el Congreso Supremo de la Revolución Islámica en Iraq, respaldada por el ayatollah as-Sistani.
3. Véase la declaración en IraqSolidaridad:
Un amplio abanico de fuerzas sociales y políticas anuncian el rechazo de las elecciones de enero de 2005 - Declaración del Congreso Fundacional Nacional Iraquí llamado al boicot de las elecciones

English Workers Worl Online

Sobre las elecciones en Iraq
Phyllis Bennis

Un amplio abanico de fuerzas sociales y políticas anuncian el rechazo de las elecciones de enero de 2005 - Declaración del Congreso Fundacional Nacional Iraquí llamado al boicot de las elecciones

Declaración de escritores, periodistas y activistas iraquíes en la diáspora en apoyo a los partidos iraquíes que rechazan el fraude de las elecciones en Iraq

30 de enero de 2005: Manifestación unitaria en Madrid
Iraq: Bajo ocupación y sin soberanía, elecciones no
Cita:
12:00 h, Atocha-Sol
PDF
Comunicado unitario
PDF Hoja de mano A-5

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2005