Index | Documentos 2004-2005

Enlaces relacionados


Insurgencia y contrainsurgencia al sur de Bagdad. Abu Ghraib

Segundo mensaje de la Delegación de la CEOSI en Iraq

Delegación de la CEOSI en Iraq, 22 de abril de 2005
IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 24 de abril de 2005

"El arco de la brutalidad y la provocación de las tropas estadounidenses en la localidad de Abu Ghraib va desde el asesinato de un muchacho de 12 años, muerto no hace mucho por disparos de un vehículo militar mientras cruzaba la autopista llevando una bombona de gas, a la muerte de un perro en el registro de un vivienda; tras recibir dos disparos, el animal fue rematado de un tiro en la cabeza; el soldado levantó entonces el pulgar ante la familia con gesto de satisfacción".

Al suroeste de Abu Ghraib se descubre una amplia zona agrícola y ganadera cuya belleza de verdes campos irrigados y palmeras, de casas dispersas y grupos de animales contrasta poderosamente con la polvorienta llanura en la que se expanden interminables los cuatro lados de la prisión y el desolador paisaje de guerra abierta que es toda la red de autopistas de circunvalación y acceso a la capital, un escenario de vehículos calcinados acumulados en los arcenes, de socavones ennegrecidos por las explosiones, de pavimentos y protecciones arrasadas por el contínuo movimiento de los carros blindados estadounidenses, y de medianas cuyos árboles han sido cortados por los ocupantes para evitar emboscadas.

Esta insospechada zona, cerrada a la presencia foránea, se llama Zaidan, y su placidez y belleza campesinas es engañosa. Desde aquí se lanza el 30% de las operaciones de la resistencia llevadas a cabo en la capital, incluidos los ataques con morteros y misiles contra el aeropuerto internacional, distante no muchos kilómetros. Es por ello que las tropas estadounidenses han ocupado 40 viviendas en un amplio radio para asegurarse el control de la zona: "sencillamente -explican los vecinos indignados a la delegación de la CEOSI- los estadounidenses han entrado en las casas rurales elegidas, han obligado a las familias a acomodarse en un único cuarto y se han apoderado del resto de la vivienda, apostando francotiradores en los tejados". Por la noche, ya cenando en Bagdad al lado del Tigris, un viejo amigo iraquí nos confirma que ésta es una práctica que está siendo aplicada por el ejército estadounidense en otras partes, al menos, del centro del Iraq: en el corredor del Eúfrates, en la provincia del al-Anbar y, al sur de Bagdad, en el pasillo de Latifiyah y Mahmudiyah, ambas zonas de intensos combates.

Los estadounidenses han organizado un sistema de despliegue y autoprotección consistente en establecer varios centros operativos coordinados en esta zona rural, protegidos cada uno de ellos por un círculo de casas separadas entre si unos centenares de metros. La presencia de los ocupantes en las casas elegidas como centros es evidente al pasar en coche cerca de ellas: advertencia de acceso prohibido, vehículos estacionados en el exterior y aparatosas antenas en las terrazas; por el contrario, apenas se percibe su presencia en las casas circundantes, donde tres o cuatro soldados están ocultos. Los vecinos informan a los acompañantes con los que circulamos por la zona qué casas están ocupadas.

Provocaciones y asesinatos

La indignación de los habitantes de esta zona próxima a Abu Ghraib parece no poder colmarse. La localidad homónima de la infausta cárcel [1] está situada a 35 km al suroeste de la capital.

Nos reciben en una casa situada a escasos 500 metros del muro norte de la prisión, al otro lado de la autopista, ahora apenas recorrida por vehículos iraquíes pero por la que transitan constantemente carros blindados estadounidenses. Este edificio de una planta, desde cuyo porche se ven las torres de vigilancia de la prisión y, a este lado, el minarete de la mezquita de la localidad, sirve para que los familiares de los presos de Abu Ghraib puedan pernoctar si vienen de otras provincias antes de ponerse a la cola a las 8 de la mañana para intentar ver a sus allegados o recibir de los ocupantes confirmación de que están ahí. El edificio pertenece a la familia ad-Dari, cuyo patriarca, Daher Jamis ad-Dari es el sheij tribal de los Zawbaa. El porche donde estamos sentados tiene las marcas de los disparos que hacen de vez en cuando los soldados.

A nuestro alrededor varios familiares y vecinos nos cuentan los dramas padecidos a causa de la violencia de las tropas estadounidenses, que han incrementado contra la localidad las medidas punitivas colectivas. Sobrevuelan una y otra vez sobre la barriada los negros helicópteros Apache, cuyos rotores apagan la voz de nuestros interlocutores, todos ellos hombres campesinos vestidos con galabellas claras y cubiertos con pañuelos rojos o blancos.

Ahmad Mubarak nos cuenta que ha perdido a dos hermanos, uno durante la toma de Bagdad, hace ahora dos años, el otro por un disparo de un soldado estadounidense en el barrio de al-Mansur en diciembre de 2003. Pocas semanas después de este hecho, el 13 de enero, tropas estadounidenses asaltaban su casa de Abu Ghraib deteniendo a todos los varones, más de diez. Todos ellos fueron puestos en libertad a excepción del menor de ellos, de 12 años, que habría de pasar siete días detenido. El miércoles anterior, la abogada Amal Sweidan, que centra su actividad profesional en la búsqueda y defensa de las mujeres detenidas, nos mostraba en su casa de Bagdad fotos y documentos de menores iraquíes encarcelados en centros de detención estadounidenses, una práctica frecuente por parte de los ocupantes.

Awad Azobai nos cuenta por su parte que dos de sus sobrinos, primos entre si de 24 años, fueron detenidos igualmente en una batida en la localidad llevada cabo por los estadounidenses en febrero de 2004. Uno de ellos fue liberado en Camp Bucca, cerca del puerto de Um Qasr, en la región de Basora. Del otro nada sabe la familia. Azobai ha perdido un tercer sobrino, de 33 años, padre de cuatro hijos, en el asalto a su vivienda.

Abderrahman ad-Dari se muestra muy atento a la presentación de Javier Couso, a quien regala un masbaha -el rosario de cuentas con el que juegan los árabes- al final del encuentro; él también ha perdido a un hermano por disparos de los estadounidenses. Allí mismo, ante el porche en el que estamos sentados, el 1 de febrero de 2004 su hermano Abdesarrak regresaba a casa y al salir del coche recibió el impacto de una bala disparada desde la prisión.

El arco de la brutalidad y la provocación de las tropas estadounidenses en la localidad de Abu Ghraib va desde el asesinato de un muchacho de 12 años, muerto no hace mucho por disparos de un vehículo militar mientras cruzaba la autopista llevando una bombona de gas, a la muerte de un perro en el registro de un vivienda; tras recibir dos disparos, el animal fue rematado de un tiro en la cabeza; el soldado levantó entonces el pulgar ante la familia con gesto de satisfacción.

La autopista, una ratonera

De vuelta a Bagdad un ataque de la resistencia contra un convoy estadounidense formado por dos vehículos de la Guardia Nacional y cinco 4x4 blancos de los utilizados por los cuerpos especiales estadounidenses y mercenarios, convierte la autopista en una ratonera para los iraquíes. Aún están ahí parados en hilera, algunos de ellos con las marcas de haber sido alcanzados por fuego de ametralladoras y granadas. Ocho helicópteros Apache sobrevuelan el lugar mientras varios tanques Abrams cierran el paso en la autopista en tres puntos; como es norma, otros blindados permanecen apostados en las lomas sobre la red viaria. Los coches, camiones y camionetas iraquíes cruzan apurados pero sin atropellarse por los vados de un carril a otro intentando llegar a rutas laterales alternativas: todos saben que los estadounidenses disparan indiscriminadamente tras un ataque y lo mejor es alejarse cuanto antes. Ésta es la única relación que mantienen aquí ocupantes e iraquíes: eludirse mutuamente con miedo.

En una de estas carreteras laterales, junto a una instalación abandonada y semidestruida, una pintada en un muro dice: "No tirar escombros: mártires enterrados". Las fosas comunes de los libertadores.

Por la noche, el sobrevuelo de caza-bombarderos sobre Bagdad ha sido constante.

Nota de IraqSolidaridad:

1. Véase en IraqSolidaridad: Matt Kelley: El número de prisioneros iraquíes alcanza los 10.500, según el Pentágono, así como: Informe de 'Human Right First' "Tras la alambrada" (I): La extensión y las limitaciones del "Sistema global de detenciones" de EEUU e Informe de 'Human Right First' "Tras la alambrada" (y II): Los presos bajo control de EEUU en Iraq: indefinición jurídica y opacidad

Mantener abierto Iraq a la solidaridad y el compromiso internacional: Una delegación de la Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq viaja a Iraq
English A delegation of the Spanish Campaign against the Occupation of Iraq and for the Iraqi Sovereignty travels to Iraq

English Second message of the Spanish Delegation of CEOSI in Iraq: Insurgency and counterinsurgency in South Baghdad. Abu Ghraib
- Reporting on the Spanish delegation of CEOSI in Iraq (#6 & #7, April 23 & 24)

Primer mensaje de la delegación de la CEOSI en Iraq: Un país resistente e integrado contra la ocupación, el confesionalismo y el sectarismo
- Crónicas telefónicas de la Delegación (nº1-nº5, 18-22 de abril)

English
First message from the Spanish delegation of CEOSI in Iraq: A resistant and integrated country against occupation, confesionalism and sectarism
- Reporting on the Spanish delegation of CEOSI in Iraq

:: Crónicas telefónicas de la Delegación

Una vez cumplido su programa según lo previsto, la delegación de la CEOSI, compuesta por Manuel García Morales, Miren Karmele Colera, Javier Couso, Francisco Ramón Esteban, Pedro Rojo, Houmad El Kadiri y Carlos Varea, se encuentra ya viajando de regreso a nuestro país tras atravesar la frontera jordano-iraquí sanos y salvos, y sin contratiempos dignos de mención. La Delegación llegará al aeropuerto de Madrid-Barajas en el vuelo RJ109K, procedente de Amán, a las 16:10 (hora de Madrid) del martes 26 de abril.

Crónica nº7: 24 de abril
IraqSolidaridad: 25-04-05
La delegación ha conseguido entrar en Faluya. A la entrada de la ciudad les estaba esperando el comité de reconstrucción de la ciudad y llevaban una carta explicando el motivo del viaje, gracias a lo cual han conseguido atravesar el check-point [puesto de control] de las fuerzas ocupantes. El hecho de llevar material sanitario en los coches quizá haya facilitado la entrada. Ha sido una visita muy emocionante, la gente les ha recibido con una amabilidad y un cariño desbordante. Hay que tener en cuenta que es el primer grupo extranjero grande que visita la ciudad tras el asalto estadounidense de noviembre de 2004*. Faluya está destruida en un 70%, pero a pesar de ello va recuperando poco a poco la normalidad de la vida cotidiana: se puede ver un edificio destruido y en su planta baja una tienda abierta al público, o una familia que se instala sobre los escombros de una casa destruida; en un edifico en construcción que iba a ser una mezquita se imparten clases bajo unos toldos a 2.800 alumnos a más de 40ºC de temperatura. Han visitado también el barrio de Jolán, uno de más castigados durante el asalto estadounidense a Faluya. Posteriormente han ido al Hospital General de esta ciudad y se han entrevistado con su director, al que le han hecho entrega del material sanitario**. Éste les ha agradecido la ayuda, les ha hecho un recibo, les has dado un listado de nuevas necesidades y ha resaltado la importancia de esta visita, ya que no había llegado hasta allí ningún medio de comunicación desde noviembre. Acto seguido se han entrevistado con los comités locales para evaluar sus necesidades, sus representantes les han comentado que solo van a recibir el 20% del valor de lo que han destruido durante los ataques a la ciudad. Los estadounidenses pintan un aspa roja en la fachada de las casas que visitan para confirmar que está limpia de "terroristas". Se observa una desolación absoluta pero han estado paseando por la ciudad -entre las patrullas del ejército de EEUU- sin que se haya producido ningún incidente. Por la tarde, ya en Bagdad, han visitado la sede de la Asociación de Ulemas, que ha ofrecido a la Delegación de la CEOSI la oportunidad de intervenir en una rueda de prensa que tenían convocada con motivo de los recientes enfrentamientos entre shi'íes y sunníes en la ciudad de Badain. Han podido explicar los objetivos de la Delegación y los logros alcanzados, y han agradecido la oportunidad de participar en esta tribuna internacional, dada la nutrida presencia de medios árabes en la rueda de prensa. Posteriormente han estado paseando por el barrio de al-Mansur, donde se han despedido de las personas que les han atendido durante su estancia. También cabe destacar el interés que ha mostrado el encargado de Negocios de España en Bagdad, Sr. Marcos Vega, que les ha llamado en varias ocasiones interesándose por el desarrollo de su estancia. Marcos Vega ha mostrado su sorpresa por el hecho de que la Delegación hubiese podido entrar en Faluya. A modo de resumen se puede decir que han observado en Iraq la presencia de una interlocución variada que reclama nuestro apoyo y que hay unas perspectivas de trabajo solidario inimaginables. Todos los objetivos de la Delegación han sido cubiertos.

* Véase en IraqSolidaridad: Imán Ahmad Jamás: Faluya: el 'terremoto' desencadenado por Estados Unidos e Imán Ahmad Jamás: De regreso a Faluya: Tiendas de campaña sobre los escombros, a la búsqueda de los desaparecidos

** Véase en IraqSolidaridad: Cierre de la primera fase de la campaña de ayuda sanitaria a la población de Faluya: 15.000 euros recaudados se destinarán al Hospital Central, devastado en noviembre

Crónica nº6: 23 de abril
IraqSolidaridad: 24-04-05
El día ha sido muy interesante, sin ningún problema importante y con múltiples contactos en la zona centro, cercana a Bagdad. Es destacable la agobiante y masiva presencia de patrullas de la Guardia Nacional, que al parecer son mixtas (iraquíes y norteamericanos); van con la cara cubierta, signo de que desconfían de la población. Sin motivo aparente hacen despliegues, cortan el tráfico y provocan el caos circulatorio en las zonas urbanas. La primera reunión del día fue con el responsable de relaciones públicas y el director de comunicación de la Asociación de Ulemas Musulmanes, en la mezquita de Un-Qura. Repasaron juntos la actualidad y su participación en la asamblea de mayo del Congreso Fundacional Nacional Iraquí (CFNI). Aseguraron su negativa a participar en proyectos, mientras exista la ocupación por parte de un ejército extranjero. También señalaron la estrategia de reclutamiento, que fomenta el paro en la población y paga a los miembros de la Guardia Nacional el triple del salario habitual. Más tarde se celebró una reunión con Hanna Ibrahim, presidenta de la asociación 'Voluntad de la Mujer'. Se habló sobre el retroceso de la situación de la mujer tras la guerra y posterior ocupación del país, y sobre la voluntad decidida de la asociación de insertar los derechos de la mujer en la lucha del pueblo iraquí por la liberación. También criticaron la actuación de las multiples ONGs estadounidenses que pululan en el ámbito de la mujer en el actual Iraq. Por la tarde tuvieron una entrevista con representantes sindicales, en la que participaron los miembros de la delegación con el presidente de la Unión de Agricultores Iraquíes, con el vicepresidente del Sindicato de Trabajadores de Iraq (confederación de sindicatos) y con el responsable del Comité Ejecutivo del Sindicato del Sector Petrolífero del Sur*, que será testigo en el Tribunal sobre Iraq de Barcelona de mayo**. Hablaron sobre el desarrollo agrícola y ganadero y sobre los perniciosos efectos de la ocupación, con la destrucción de sistemas de riego con los tanques y el uso de semillas trasgénicas por parte de los americanos. Es de resaltar la invitación a la Delegación, por parte del responsable del Sindicato del Sector Petrolífero para que alargaran el viaje y visitaran la zona de Basora, como ejemplo del deseo de los iraquíes de denunciar y mostrar la situación tan negativa que padecen. Tras esta reunión vuelven al barrio donde residen, al-Qadimiya, donde fueron invitados de honor en la mezquita shi'í, con motivo de la celebración del aniversario de la muerte del Profeta; también participaron miembros de la comunidad sunní, lo que demuestra la unidad del pueblo iraquí contra la ocupación. Sorprende el alto nivel asociativo de la sociedad iraquí y los múltiples actores sociales que desean entrevistarse con la Delegación. Al día siguiente intentarán ir a Faluya con los medicamentos que ya se han adquirido destinados a su Hospital Central***, a pesar de lo complicado que resulta entrar a esta ciudad debido a los numerosos controles. Las autoridades locales les esperarán a la entrada de Faluya para facilitarles el acceso.

* Véase en IraqSolidaridad: Entrevista de a Hasan Juma Awad, del Sindicato de la Compañía Petrolífera del Sur: "Los trabajadores iraquíes del sector petrolífero defenderán el petróleo de su país"

** Véase en IraqSolidaridad: Barcelona: Tribunal Internacional de Iraq

*** Véase en IraqSolidaridad: Cierre de la primera fase de la campaña de ayuda sanitaria a la población de Faluya: 15.000 euros recaudados se destinarán al Hospital Central, devastado en noviembre

Crónicas telefónicas anteriores de la Delegación (nº1-nº5, 18-22 de abril)

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2005