Index | Documentos 2004-2005

Enlaces relacionados


'No con nuestro petróleo'

La ocupación de Iraq y la reapertura del oleoducto Kirkuk-Haifa

Saadalla al-Fathi*

Al-Ahram Weekly, núm.762, 25 de septiembre a 5 de octubre, 2005
IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 4 de octubre, 2005
Traducción para IraqSolidaridad de Loles Oliván

"Durante los últimos 13 años ha habido demasiadas conversaciones sobre una infraestructura energética de Oriente Medio que incluyera a Israel. Por ejemplo, proyectos como una refinería conjunta con Egipto, exportaciones de gas desde Qatar, el 'Anillo de Gas Mediterráneo', etc. fueron discutidos eternamente sin resultados. El proyecto de refinería fue adelante pero solo cuando Israel quedó fuera de él. Una paz global y justa en la región y la restauración de los derechos del pueblo palestino no parecen estar en la agenda israelí y por ello declaraciones sobre grandiosos esquemas de sistemas de energía, incluido el del oleoducto de Haifa, seguirán siendo un sueño imposible."

Hace ahora casi dos años escribí un largo artículo titulado "El oleoducto Kirkuk-Haifa: ¿mito o realidad?" publicado en la Middle East Economic Survey el 1 de diciembre de 2003 y al mismo tiempo en árabe en el Journal of Palestinian Studies. Apareció un resumen también en Gulf News, el 19 de febrero de 2004 bajo el título "¿Conseguirá Israel el petróleo iraquí?" Como siguen apareciendo informaciones recurrentes sobre el tema repetiré, resumiré y actualizaré los puntos de vista expresados en los mencionados artículos en beneficio de los lectores.

La producción petrolera iraquí de los campos norteños de Kirkuk comenzó en 1927. En 1943, un oleoducto de 12 pulgadas [1] se había completado desde los campos de Kirkuk hasta Hadiza, en el río Eúfrates, desde donde se extendía hasta una línea que llegaba a Trípoli [Líbano] a través de Siria y otra hacia Haifa a través de Jordania y Palestina. La producción petrolera iraquí aumentó desde 2.000 barriles al día en 1927 a 100.000 en 1945, y se añadió un oleoducto paralelo de 16 pulgadas que casi estaba operativo en 1948, cuando estalló la [primera] guerra árabe-israelí.

Tras el armisticio [2], el gobierno iraquí rechazó permitir el uso de esa línea, quedando en consecuencia inactiva la sección a través de Jordania y Palestina, y en algunos lugares abandonada, mientras que el ejército iraquí se aseguraba de que la línea no estuviera operativa suprimiendo algunas de sus secciones. Hacia 1952, tras diversos intentos infructuosos mediante presiones al gobierno iraquí para que permitiese el uso del oleoducto, las compañías petroleras se rindieron y construyeron dos nuevas líneas a través de Siria para substituir las de Haifa y dar abasto al incremento de la producción iraquí de Kirkuk. Es obvio que en lo que respecta a la industria petrolera, las líneas de Haifa como opción viable para la exportación del crudo iraquí fueron desatendidas a comienzos de la década de los 50 y se abandonaron. Muchas secciones fueron más adelante canibalizadas y utilizadas en otros lugares para servicios secundarios como el agua.

Ventajas de la ocupación

Parece que a pesar de esta historia y de la realidad sobre el terreno, el Estado de Israel quiere sacar partido rápidamente de la tragedia iraquí. Tan tempranamente como el 31 de marzo de 2003, el ministro de Infraestructuras de Israel, Joseph Paritzky, declaraba, según informó Haaretz, que había instruido a un equipo para evaluar [el estado del] oleoducto que iba de Mosul a Haifa, como si la línea estuviera ya dispuesta allí, ignorando la historia y los hechos sobre el terreno. Por supuesto, la línea iba desde Kirkuk y no desde Mosul, una ignorancia, por cierto, frecuentemente repetida en las declaraciones israelíes.

Incluso Benjamín Netanyahu, entonces ministro de Finanzas israelí, se subió al carro. Según informó Haaretz el 20 de junio de 2003, declaró que "[...] no pasará mucho tiempo hasta que vean el petróleo iraquí fluir hasta Haifa" y que "[...] es solo cuestión de tiempo que el oleoducto se reconstruya y que el petróleo iraquí fluya hasta el Mediterráneo". "No es un sueño imposible", añadía.

Aunque las declaraciones oficiales estadounidenses al respecto no han sido explícitas, la página web del Jane's Information Group ha señalado:

"[...] Los esfuerzos de EEUU por llevar el petróleo iraquí a Israel no deben sorprender. En un Memorando de Entendimiento [Memorandum of Understanding, (MOU)] de 1975, EEUU garantizaba a Israel todas sus necesidades de petróleo en caso de una crisis. El MOU, que ha sido discretamente renovado cada cinco años, también comprometía a EEUU a crear y poner en stock una reserva estratégica suplementaria para Israel equivalente a unos 3.000 millones de dólares de 2002. Se promulgó una legislación especial para eximir a Israel de restricciones en las exportaciones de crudo de EEUU. Más aún, los estadounidenses acordaron desviar petróleo de su mercado interior, incluso aunque ello supusiera recortes domésticos, y garantizaron la distribución del petróleo prometido en sus propios tanques en caso de que los cargueros comerciales no estuvieran dispuestos o no pudieran transportar el crudo hasta Israel. A todo ello se une un potencial compromiso financiero masivo."

De igual modo, The Observer el 20 de abril de 2003 citaba a James Akisn, ex embajador de EEUU en Arabia Saudí, haciendo comentarios sobre el oleoducto de Haifa:

"[...] Después de todo, ahora hay un nuevo orden mundial. Esto es lo que parece, particularmente si liquidamos a Siria. Esto viene a demostrar que de lo que se trata es del petróleo para EEUU y para sus aliados."

Es en este mismo sentido que Amiram Cohen informaba en Haarezt el 25 de agosto de 2003 que "[...] EEUU ha solicitado a Israel que examine la posibilidad de bombear petróleo desde Iraq hasta las refinerías de Haifa. La solicitud se produjo a través de un telegrama la semana pasada por parte de un antiguo oficial del Pentágono a un alto representante del Ministerio de Exteriores en Jerusalén". Y añadía: "[...] La oficina del primer ministro, que considera el oleoducto a Haifa como un bono que EEUU podría dar a Israel a cambio de su inequívoco apoyo a la campaña de Iraq liderada por EEUU, había pedio a los estadounidenses un telegrama oficial". Sin embargo, el 27 de agosto Cohen informaba:

"[...] Una fuente del Departamento de Estado ha declarado que no solo no existe tal plan sino que no existe intención o posibilidad de tal escenario. EEUU cree que no es posible que ningún nuevo Gobierno formado en Iraq vaya a estar de acuerdo en desviar de manera inmediata petróleo a Israel."

Diferencias dentro de la Administración Bush

Dos años más tarde, la realidad no ha cambiado. Las posiciones divergentes entre el Pentágono y el Departamento de Estado reflejan, quizá, las continuas diferencias dentro de la Administración de EEUU sobre muchas cuestiones relacionadas con Iraq. Podrían reflejar igualmente los intentos de Israel de influir a las partes concernidas en su favor. Es obvio que los artículos de Amiram tratan de ser sensacionalistas y contienen gran número de errores que no mencionaré aquí. Yo mantengo que todas esas declaraciones están conducidas políticamente y que Iraq no necesita una terminal de exportación en Israel. Sea cual sea el cambio político que tenga lugar en Bagdad, Iraq debería conducirse según sus necesidades y no por los deseos israelíes. Incluso si [se realizan] los planes de Iraq de aumentar la capacidad de producción en seis millones de barriles al día, el país tiene suficiente capacidad de exportación para otros seis millones más a través de sus terminales en el Golfo, de los oleoductos [que van] hacia Turquía, Arabia Saudí y Siria. En el futuro resultará bastante más fácil y más económico expandir esos sistemas que propagar una nueva y sospechosa ruta que competirá con sus terminales en Turquía y Siria.

Si la situación política de la región mejora y se da un enfoque más cooperativo e integrador, las exportaciones de petróleo iraquí pueden también ir a través de Irán y Kuwait donde existe excedente de capacidad en terminales. La capacidad refinera de Israel de menos de 300 barriles por día no justifica por sí sola tal esquema expansivo, y si fuera políticamente posible disponer de un oleoducto desde Iraq, ¿por qué no obtener el crudo más barato de cualquier terminal del Mediterráneo? El crecimiento de la demanda mundial de petróleo será más pronunciado en Asia que en ninguna otra región del mundo. La dependencia de Asia del petróleo del Golfo se incrementará severamente en los próximos años. De manera que Iraq y otros países del Golfo expandirán probablemente sus terminales del Golfo en lugar de las del Mediterráneo que recibirán crudo adicional ruso y del Caspio en pocos años. De manera similar, el crudo iraquí hacía EEUU, Latinoamérica y Sudáfrica puede proporcionarse de manera más económica desde las terminales del Golfo o del Mar Rojo.

La energía en Oriente Medio

De hecho, es posible que la promoción del esquema del oleoducto entre Iraq e Israel esté destinada a demostrar la absoluta indiferencia por parte de los ocupantes y de Israel a las sensibilidades políticas del mundo árabe en general y de Iraq en particular. Incluso aunque se pudiera imaginar que es posible poner fin de inmediato a más de 50 años de hostilidad entre Iraq e Israel, Iraq tiene problemas más urgentes a los que hacer frente. Hasta Egipto, 25 años después de haber firmado su acuerdo de paz con Israel, sigue siendo reluctante a llevar acabo pasos para una mayor cooperación, con la excepción de la venta de una limitada cantidad de petróleo y el reciente acuerdo de gas que fue escrito únicamente tras el cumplimiento efectivo de un acuerdo separado de entrega de gas a Jordania. El oleoducto de exportación de gas egipcio a Jordania no pasa a través de Israel ni se conecta con su red. Por ello, Israel no podrá reclamar tan rápidamente su cuota del expolio de la guerra, al contrario de recientes declaraciones.

Durante los últimos 13 años ha habido demasiadas conversaciones sobre una infraestructura energética de Oriente Medio que incluyera a Israel. Por ejemplo, proyectos como una refinería conjunta con Egipto, exportaciones de gas desde Qatar, el [denominado] "Anillo de Gas Mediterráneo", etc. fueron discutidos eternamente sin resultados. El proyecto de refinería fue adelante pero solo cuando Israel salió como su garante [financiero]. Una paz global y justa en la región y la restauración de los derechos del pueblo palestino no parecen estar en la agenda israelí y por ello declaraciones sobre grandiosos esquemas de sistemas de energía, incluido el del oleoducto de Haifa, seguirán siendo, como escribía anteriormente, un sueño imposible. Aunque las políticas condujeran a la realización de tales esquemas debe recordarse que seguirían siendo vulnerables y que el petróleo y el gas pueden a veces, por su naturaleza, defenderse a si mismos.

Notas de IraqSolidaridad:

1. Una pulgada son 2,54 centímetros.
2. La primera guerra árabe-israelí daría paso al establecimiento del Estado de Israel con sus fronteras expandidas respectos del proyecto inicial de partición de Palestina establecido por Naciones Unidas y hasta la guerra de 1967 y la ocupación de Gaza y Cisjordania. La ciudad portuaria de Haifa quedó desde entonces dentro del territorio del nuevo Estado sionista.

Economía, derechos sociales y situación humanitaria

English Texto original
English Al-Ahram Weekly

Entrevista de a Hasan Juma Awad, del Sindicato de la Compañía Petrolífera del Sur: "Los trabajadores iraquíes del sector petrolífero defenderán el petróleo de su país"

* Saadallah al-Fathi, iraquí, ha sido presidente del Departamento de Estudios de la Energía de la Secretaría de la OPEP y asesor del Ministerio de Petróleo iraquí

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2005