Index | Documentos 2004-2005 > Ocupación y resistencia

Enlaces relacionados


Militares y políticos estadounidenses pierden las esperanzas respecto al nuevo ejército iraquí

Martin Sieff*

United Press International, 3 de octubre, 2005
IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 18 de octubre, 2005
Traducido para IraqSolidaridad por Beatriz Morales

"El Senado estadounidense tuvo que escuchar las comparecencias de varios generales del Alto Estado Mayor acerca de que la guerra en Iraq está yendo peor que nunca y que solo uno de los 119 batallones del ejército y de las fuerzas de seguridad iraquíes pueden operar por sí mismos en situaciones de combate sin respaldo del ejército estadounidense. Esto suponía una sorprendente merma respeto a los tres batallones que en comparecencia previa los generales habían asegurado ante el Congreso estaban preparados para operar de forma independiente."

La percepción de los responsables militares y políticos estadounidenses respecto a la guerra de Iraq ha llegado a otro punto álgido: entre los principales mandos del ejército estadounidense y los analistas de política exterior de Washington existe la opinión, ampliamente compartida, de que los planes para crear rápidamente un ejército iraquí [1] como una fuerza nueva y autónoma capaz de combatir [por su propia cuenta] han fracasado estrepitosamente [2].

La semana pasada, el Senado [estadounidense] tuvo que escuchar las comparecencias de varios generales del Alto Estado Mayor acerca de que la guerra en Iraq está yendo peor que nunca y que solo uno de los 119 batallones del ejército y de las fuerzas de seguridad iraquíes pueden operar por sí mismos en situaciones de combate sin respaldo del ejército estadounidense. Generales estadounidenses del Alto Estado Mayor admitieron el jueves [29 de septiembre] ante el Comité del Senado de Servicios del Ejército que solo un batallón iraquí está preparado para operar por sí mismo sin el respaldo del ejército estadounidense.

Esto suponía una sorprendente merma respeto a los tres batallones que en comparecencia previa los generales habían asegurado ante el Congreso estaban preparados para operar de forma independiente. El ejército iraquí está formado por 119 batallones. Pero la declaración de los generales significa que, tras dos años y medio de esfuerzos estadounidenses, solo se puede confiar en 750 de los 200.000 hombres [encuadrados en la Guardia Nacional iraquí] para actuar y obedecer órdenes de forma independiente en situaciones de combate.

Como observó la senadora republicana por el Estado de Maine, Susan Collins: "No parece haber progresos cuando hoy escuchamos que solo hay un batallón iraquí completamente preparado". El senador republicano por Arizona, John McCain, espetó al general del ejército del aire Richard Myers, presidente saliente de la Junta de Jefes de Estado Mayor y el halcón militar en Iraq de mayor confianza del secretario de Defensa Donald Rumsfeld: "Las cosas no han ido como habíamos planificado o esperado ni como nos dijo usted, general Mayers".

Cambiar el tono

Alarmada por la magnitud política y la intensidad de la reacción ante la declaración de los generales, la Administración Bush ordenó a sus generales de más alta graduación dar un giro inmediato respecto al control ejercido.

Así, el domingo siguiente [2 de octubre], en una comparecencia en el programa de la cadena NBC Encuentro con la prensa, el general Casey mostró más confianza. "Hay que pasar por altos y bajos, pero en conjunto la tendencia es buena", afirmó. "Desde luego tenemos confianza", añadió. Y al mismo tiempo declaró en el programa de la cadena ABC Esta semana que el entrenamiento de las fuerzas iraquíes "iba muy bien encaminado". Pero esto no fue lo que él y otros generales de alto rango habían dicho antes abiertamente a los legisladores acerca de que "[...] durante un tiempo las fuerzas armadas iraquíes no tendrán autonomía".

Como afirmaba el lunes el periodista del Washington Post Dana Priest:

"No es raro que la Administración envíe a sus altos mandos militares para clarificar o hablar de forma más optimista acerca de las operaciones después de las comparecencias ante el Congreso o de declaraciones independientes a los medios de comunicación que parecen más pesimistas que las posturas de la Administración."

Comentando la comparecencia ante el Congreso, Anthony H. Cordesman, quien ostenta la cátedra Arleigh A. Burke del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington que él mismo dirige y que es uno de los analistas militares más respetados de EEUU [3], afirma:

"Si únicamente un batallón posee el máximo nivel de capacitación ¿no significa esto que tras dos años y medio de esfuerzos por parte de la Coalición, menos del 1% de los 86.900 hombres del ejercito [iraquí] posee el máximo nivel de capacitación?"

"El deterioro de la preparación de las fuerzas iraquíes descrita en esta comparecencia supone un importante revés para EEUU", afirma Cordesman, quien añade: "Esperábamos estar hoy mejor preparados, no solo en términos del máximo nivel de preparación sino también de disposición para el ataque".

Fuerzas de seguridad sectarias

Los generales estadounidenses informaron de que el ejército iraquí tiene en la actualidad 35.500 hombres entrenados y equipados, pero no especificaron cuántos de estos hombres forman parte de unidades incluidas en las dos categorías de máxima preparación y disposición [para el ataque]. También informaron de que había unos 68.800 hombres en las fuerzas regulares de la policía iraquí supuestamente entrenados y equipados. Sin embargo, Cordesman expresa cierto escepticismo al respecto: "Tenemos informes de problemas graves tanto en cuantificar la efectividad de las unidades de policía como en situarlas en el nivel de preparación requerido".

Los generales tampoco especificaron cuántas de las unidades de los dos niveles uno y dos mencionados ­de preparación y disposición para el combate- están formadas fundamentalmente por [milicianos] chiíes y kurdos, señala Cordesman: "¿Cuántas de las fuerzas iraquíes fronterizas están formadas por unidades mayoritariamente étnicas y sectarias? [...] ¿No es cierto que casi todas las tropas recientemente 'entrenadas y equipadas' son chiíes?". Cordesman señala que en muchas zonas críticas de Iraq, como Basora, las principales fuerzas de seguridad iraquíes son ahora completamente diferentes y están formadas por elementos chiíes de línea dura, miembros de milicias de al-Badr [4] y otras fuerzas sobre las cuales la Coalición y el gobierno iraquí tienen un limitado o ningún control o influencia.

Cordesman indica también que ha habido problemas graves respecto al personal de los equipos de consejeros estadounidenses y de la coalición multinacional asociados a los ministerios [iraquíes] de Defensa e Interior, así como la falta de datos acerca de los índices de deserción y desaparición de soldados, que se cree que son altos y están en ascenso.

Retirarse de Iraq

Al igual que halcones republicanos como el senador McCain están criticando ahora dura y abiertamente la política de la Administración respecto a Iraq, grupos demócratas están tomando posturas mucho más duras en la exigencia de una gran retirada, e incluso la retirada total de tropas estadounidenses de Iraq.

El pasado viernes [30 de septiembre], un bien informado e influyente grupo de estrategas, fuertemente vinculado a la Administración Clinton, publicó un nuevo informe sobre seguridad en el que afirmaba que EEUU debía retirar todas sus tropas de Iraq a finales de 2007. El informe, titulado Repliegue estratégico: un plan progresivo para Iraq y la Lucha contra los violentos extremistas, fue escrito por Lawrence J. Korb y Brian Katulis, y publicado por el Centro para el Progreso Americano (Center of American Progress, CAP), un importante grupo de Washington dirigido por John Podesta, ex jefe de personal del anterior presidente Clinton. "Para finales de 2006, EEUU debe sacar 80.000 soldados [de Iraq] y después de las elecciones iraquíes [previstas para diciembre de 2005], [la Administración Bush] debe anunciar que debemos salir [de Iraq] para finales de 2007" [5], indicó ante los periodistas Korb, un antiguo miembro del CAP y ex consejero del secretario de Defensa durante la Administración Reagan.

EEUU debe "[...] mantener algunas fuerzas en Kuwait y en la zona del Golfo" con buques de guerra estadounidenses, afirmó Korb. La masiva presencia del ejército estadounidense en Iraq, en la actualidad compuesta por unos 150.000 soldados, es contraproducente y combatientes yijadistas de todas partes del mundo están adquiriendo una adiestramiento que podrían utilizar en EEUU y en otros países contra objetivos estadounidenses, opina Korb.

El hecho de que las muy promocionadas nuevas fuerzas armadas iraquíes no hayan hecho casi ningún progreso en derrotar a las fuerzas [insurgentes] en su propio país, como admitieron los generales estadounidenses en su comparecencia en el Senado, apoya la consideración de Korb.

Notas de IraqSolidaridad:

1. La Guardia Nacional.
2. Véase en IraqSolidaridad respecto a las expectativas de la Administración Bush de creación de un ejército iraquí que alivie la presión sobre las Fuerzas Armadas estadounidenses:
Ni poder quedarse, ni poder irse: creciente pesimismo sobre la presencia militar de EEUU en Iraq | Ann Scott Tyson: Dos años después, la guerra de Iraq agota el poder militar de EEUU y Abid Mustafa: La resistencia iraquí fractura las relaciones de Bush con el Ejército estadounidense
3. Una anterior valoración de Cordesman sobre al situación en Iraq puede verse en IraqSolidaridad:
Balance de la resistencia iraquí en diciembre de 2004
4. Brazo armado del Congreso Supremo de la Revolución Islámica en Iraq, chií, que junto a los pesmerghas de las formaciones kurdas UPK y PDK constituyen el grueso de la Guardia Nacional.
5. En enero de 2006, las fuerzas de ocupación han de negociar formalmente su retirada de Iraq con el nuevo gobierno iraquí surgido de las elecciones de diciembre.

English Texto original
English United Press International

Noticias relacionadas con las tropas de ocupación en Iraq

Kevin Zeese entrevista a Erik Leaver. El coste de la ocupación de Iraq: el esfuerzo militar de EEUU más gravoso en 60 años

Ni poder quedarse, ni poder irse: creciente pesimismo sobre la presencia militar de EEUU en Iraq

Ann Scott Tyson: Dos años después, la guerra de Iraq agota el poder militar de EEUU

Abid Mustafa: La resistencia iraquí fractura las relaciones de Bush con el Ejército estadounidense

Balance de la resistencia iraquí en diciembre de 2004

* Martin Sieff es analista de United Press International

El Pentágono se gasta al mes en Iraq 5.900 millones de dólares, según el Congreso

EEUU ha aumentado este mes hasta 162.000 soldados sus tropas en Iraq

IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq)
18 de octubre, 2005

"Un segundo informe congresual, esta vez de la Oficina Presupuestaría, señala que es difícil que el Pentágono pueda mantener su despliegue militar en Iraq y Afganistán sin reducir el tiempo de retorno de las tropas a estos escenarios de combate, o sin recurrir a un mayor número de miembros de la Guardia Nacional, de muy limitada cualificación militar."

Las estimaciones manejadas hasta ahora sobre el gasto militar de EEUU en Iraq serían más bajas de las reales [1]. La Administración Bush estaría gastándose alrededor de 7.000 millones al mes en la denominada "Guerra global contra el terrorismo" y el volumen total alcanzará la astronómica cifra de 570.000 millones a finales de 2010, asumiendo el retorno paulatino de las tropas estadounidenses de Iraq, según estimaciones vertidas un informe del Servicio de Investigación del Congreso estadounidense [2].

El gasto mensual correspondiente a Iraq es de 5.900 millones. Hace un año, el Pentágono estimaba el gasto militar en Iraq por debajo de 5.000 millones de dólares, lo cual supone, respecto al gasto actual, un incremento del 19%. Por el contrario, el gasto militar en Afganistán ha disminuido en este año en un 8%, y en un 47% en correspondiente al mantenimiento de las bases de EEUU en el mundo.

La Administración Bush ha gastado desde los ataques del 11 de septiembre 361.000 millones de dólares en Iraq y Afganistán, según esta instancia del Congreso estadounidense.

Mantener las tropas

Un segundo informe congresual, esta vez de la Oficina Presupuestaría, señala que es difícil que el Pentágono pueda mantener su despliegue militar en Iraq y Afganistán sin reducir el tiempo de retorno de las tropas a estos escenarios de combate, o sin recurrir a un mayor número de miembros de la Guardia Nacional, de muy limitada cualificación militar [3]. Pero incluso estas medidas no permitirán soportar el esfuerzo militar en ultramar de EEUU, según este segundo informe. Como alternativa, EEUU necesitaría incrementar en cuatro o cinco divisiones (unos 115.000 efectivos) su actual ejército si quiere mantener este despliegue. Para ello precisaría 140.000 millones de dólares suplementarios, según la Oficina Presupuestaría.

El jueves, 29 de septiembre, el general de Brigada Carter Ham había informado que la presencia militar estadounidense en Iraq se había incrementado hasta 152.000 efectivos con motivo de la celebración del referéndum sobre la Constitución del pasado 15 de octubre, el nivel más alto desde enero de este año, cuando se celebraron las elecciones generales. Con ello se desmiente la consideración realizada por el teniente general John Vines a comienzos de septiembre de que no sería necesario aumentar las tropas por encima de los 140.000 efectivos. Ham no indicó cuántas tropas deberá mantener EEUU en Iraq hasta las próximas elecciones del 15 de diciembre.

Notas:

1. Hasta el momento la estimación más alta era de 5.600 millones de dólares al mes, establecida recientemente por el Instituto de Estudios Políticos (EEUU). Véase en IraqSolidaridad: Kevin Zeese entrevista a Erik Leaver. El coste de la ocupación de Iraq: el esfuerzo militar de EEUU más gravoso en 60 años
2. Véase
"Iraq war costs could hit $570 billion US by 2010, troop levels not sustainable", AP, 5 de octubre, 2005.
3. Véase en IraqSolidaridad la sección:
Noticias relacionadas con las tropas de ocupación en Iraq

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2005