Index | Documentos 2004-2005

Enlaces relacionados


Expertos mundiales en Salud Pública exigen a EEUU y Reino Unido una investigación completa e independiente sobre el número de víctimas relacionadas con la guerra en Iraq

"El fracaso en el recuento de las víctimas
iraquíes es una grave irresponsabilidad"

British Medical Journal, 12 de marzo de 2005
IraqSolidaridad (www.nodo50.org/iraq), 5 de abril de 2005
Traducción para IraqSolidaridad de Sinfo Fernández

"Solicitamos de los gobiernos de EEUU y del Reino Unido que encarguen de forma inmediata una investigación completa e independiente sobre el número de víctimas relacionadas con la guerra en Iraq. [...] Ni el público ni siquiera los profesionales de la Salud Pública han podido conseguir información segura y validada sobre el alcance de la mortalidad y de la enfermedad desde que se produjo la invasión de Iraq. Creemos que el fracaso conjunto de EEUU y del Reino Unido para llevar cabo cualquier esfuerzo en aras a poder controlar las víctimas iraquíes es, desde una perspectiva de Salud Pública, completamente irresponsable. Es inaceptable la política del Reino Unido de considerar suficientes los datos extremadamente limitados ofrecidos por el ministerio de Sanidad iraquí."

Los abajo firmantes, como expertos pertenecientes al área de la Salud Pública, solicitamos de los gobiernos de Estados Unidos y del Reino Unido que encarguen de forma inmediata una investigación completa e independiente sobre el número de víctimas relacionadas con la guerra en Iraq.

Controlar el número de víctimas es un imperativo humanitario. Entender las causas que provocan la muerte es una responsabilidad fundamental de la Salud Pública tanto a nivel nacional como internacional. Ni el público ni siquiera los profesionales de la Salud Pública han podido conseguir información segura y validada sobre el alcance de la mortalidad y de la enfermedad desde que se produjo la invasión de Iraq. Creemos que el fracaso conjunto de EEUU y del Reino Unido para llevar cabo cualquier esfuerzo en aras a poder controlar las víctimas iraquíes es, desde una perspectiva de Salud Pública, completamente irresponsable. Es inaceptable la política del Reino Unido de considerar suficientes los datos extremadamente limitados ofrecidos por el ministerio de Sanidad iraquí.

Las fuentes iraquíes que el gobierno del Reino Unido prefiere utilizar infravaloran seguramente el número de víctimas por varias razones [1]: no tienen en cuenta la mortalidad que se produjo durante los primeros doce meses transcurridos desde la invasión; sólo incluyen las muertes relacionadas con la violencia de las que se informó a través del sistema sanitario (lo que lleva con toda probabilidad a subestimar el número, especialmente durante períodos de conflicto); no se tienen en cuenta las muertes no violentas que son producto de la destrucción que provoca la guerra; y no permiten atribuir con seguridad las diferentes causas de muerte y de heridas [2].

La incapacidad de la actual política de EEUU y Reino Unido fue puesta de relieve tras la publicación por [la revista médica] Lancet de una investigación limitada pero significativa que estimaba que se habían producido en Iraq más de 98.000 muertes desde la invasión de 2003 [3]. El gobierno del Reino Unido rechazó esta investigación aduciendo que era poco fiable, en parte porque los propios autores habían admitido que le faltaba precisión [4]. Pero esta admitida falta de precisión en el estudio [del equipo de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, EEUU, publicado] en Lancet se produce esencialmente por las limitaciones prácticas impuestas a los investigadores, en particular por el tamaño de la muestra con la que se puede trabajar a través de un estudio oficioso. La respuesta obvia para poder eliminar las imprecisiones que siguen vigentes es encargar un estudio más amplio que tenga apoyo y asistencia oficiales totales, pero que se puede llevar a cabo con plena independencia científica.

Tal estudio se debería elaborar apoyándose en fuentes múltiples de datos y utilizando técnicas epidemiológicas verificadas que no dependan exclusivamente de relatos ocasionales o de valoraciones provenientes de los depósitos de cadáveres de los hospitales. Se debe recoger también información verbal de primera mano sobre autopsias -obtenida de forma fiable para que sea posible hacer una extrapolación al total de la población. También es necesario relacionar la información con los datos sobre operaciones militares [5]. Aunque sea difícil llevar a cabo una vigilancia de este tipo en situaciones de conflicto, las investigaciones domésticas sistemáticas, aunque sean limitadas, son esenciales. Dichas investigaciones pueden combinarse entonces con los datos de otras fuentes de información pasiva para poder hacer una valoración lo más exacta posible de la situación.

El recuento de víctimas puede contribuir a salvar vidas tanto en el presente como en el futuro, ayudándonos a entender la carga de la muerte, así como la carga subsidiaria de heridos, enfermedades y traumas que provoca en toda la población. Hemos esperado demasiado tiempo para poder tener esta información.

Firmantes:

REINO UNIDO:
- Catedrático Klim McPherson, Profesor Visitante de Epidemiología de la Salud Pública, Oxford.
- Catedrático David Hunter, Cátedra de la Asociación Británica de Salud Pública.
- Catedrático Martin McKee, Centro Europeo para la Salud en las Sociedades en Transición.
Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical
- Catedrático Gill Walt, Profesor de Política Sanitaria Internacional, Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical
- Catedrático Sheila Bird, Cátedra de la Sociedad Estadística Real del Partido Laborista para el Control de Actuaciones en los Servicios Públicos, Cambridge.
- Sir Iain Charlmers, Biblioteca James Lind, Oxford.
- Dra. June Crown, Londres.
- Catedrático Richard Himsworth, antiguo director del Instituto de Salud Pública, Cambridge.
- Catedrático Paul Dieppe, MRC Colaboración en la Investigación de los Servicios Sanitarios, Bristol.
- Catedrático Sian Griffiths OBE, Presidente anterior de la Facultad de Salud Pública, Colegio Real de Médicos

ESTADOS UNIDOS:
- Victor W. Sidel, MD, Profesor Distinguido de Medicina Social, Centro Médico Montefiore, Colegio Albert Einstein de Medicina, Nueva York. Fundador y Presidente anterior de Médicos por la Responsabilidad Social
- Robert K. Musil, PHD, MPH, Director Ejecutivo de Médicos por la Responsabilidad Social.
- John Pastore MD, Director del Laboratorio de Ecocardiografía en el Centro Médico St. Elizabeth, Boston.
Profesor Asociado de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Tufts
- Michael Christ, Director Ejecutivo, Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear.
- Robert M. Gould, Médicos por la Responsabilidad Social.
- Catedrático Daniel S. Blumenthal, Escuela de Medicina de Morehouse, Atlanta.
- Dr. Thomas Hall, Epidemiología y Bioestadística, Universidad de California, San Francisco.

AUSTRALIA:
- Dr. Chris Bain, Escuela de Salud Pública, Universidad de Queensland, Brisbane.
- Catedrático Anthony Zwi, Presidente de la Escuela de Sanitad Pública y Medicina Comunitaria, Universidad de New South Wales
- Catedrático Tony McMichael, Centro Nacional para Epidemiología y Salud Pública, Universidad Nacional Australiana, Canberra.

CANADA:
- Catedrático John M. Last, Profesor Emérito de Epidemiología, Universidad de Ottawa.

ESPAÑA:
- Catedrático Carlos Álvarez-Dardet, Editor de Revista de Epidemiología y Salud Comunitaria, Alicante.
- Catedrático Ildefonso Hernández-Aguado, Presidente de la Sociedad Española de Epidemiología.

Referencias originales y nota de IraqSolidaridad:

1. "Iraqi civilian casualties mounting", Nancy A Youssef. Kight Ridder Newspapers, 25th Sep. 2004.
2. Véase en IraqSolidaridad el informe de Medact:
La sanidad en Iraq durante el año 2004: Soportando los efectos de la guerra
3.
http://www.realcities.com/mld/krwashington/9753603.htm
4. Roberts L, Riyadh L, Garfield R et al. "Mortality before and after the 2003 invasion of Iraq: cluster sample survey". Lancet, 2004; 364:1857-64
5. Written Ministerial statement responding to Lancet survey, Rt Hon Jack Straw MP, 17/11/04 Hansard.
6. Bird S. "Military and public health sciences need to ally". Lancet, 2004; 364:1831-1833.

English Documento original

English British Medical Journal

La sanidad en Iraq durante el año 2004: Soportando los efectos de la guerra


La malnutrición infantil en Iraq se ha duplicado durante el periodo de ocupación

Demoledor informe ante la Comisión de Derechos Humanos de NNUU

Nota Informativa de IraqSolidaridad
(www.nodo50.org/iraq),
5 de abril de 2005

"El 7,7% de los menores iraquíes de cinco años padece malnutrición aguda, mientras que antes de la invasión de marzo de 2003 esta cifra se situaba en el 4%, pese al vigente entonces régimen de sanciones, informaba el pasado 30 de marzo Jan Ziegler ante la Comisión de Derechos de NNUU, reunida en Ginebra durante su Sesión anual."

La malnutrición entre los niños y niñas iraquíes de cinco año se ha prácticamente duplicado durante el periodo de ocupación del país por parte de EEUU y sus aliados, según informaba el pasado miércoles, 30 de marzo Jan Ziegler ante la Comisión de Derechos de NNUU, reunida en Ginebra durante su Sesión anual de seis semanas. Jan Zieglar, Catedrático de Sociología y antiguo legislador de nacionalidad suiza, es el comisionado especial del Derecho a la Nutrición de la mencionada Comisión de NNUU, integrada por 53 países.

Según Ziegler, el 7,7 por ciento de los menores iraquíes de cinco años padece malnutrición aguda, mientras que antes de la invasión de marzo de 2003 esta cifra se situaba en el 4 por ciento, pese al vigente entonces régimen de sanciones. En total, más de la cuarta parte de los menores iraquíes carecen de un aporte nutricional suficiente. Estos datos presentados por Zieglar han sido establecidos por una investigación conjunta de la organización noruega Fafo Institute for Applied Social Science, el Programa de NNUU para el Desarrollo (PNUD) y la Oficina Central de Estadísticas e Información Tecnológica de Iraq. La malnutrición en Iraq sería similar a la de los países del África Subsahariana más empobrecidos.

La situación que afronta la infancia iraquí "[...] es el resultado de la guerra llevada a cabo por la coalición de fuerzas [liderada por EEUU]", señaló Ziegler ante la Comisión. "La masacre diaria por hambre es una forma de asesinato que debe ser combatido y erradicado", afirma Ziegler en su informe.

El mismo día, un portavoz del Departamento de Estado de EEUU cuestionaba los datos aportados por el comisionado.

Faluya

Zieglar se refirió asimismo al informe preparado por la universidad Johns Hopkins de Baltimore y publicado en la revista Lancet el pasado mes de noviembre, que establecía en 100.000 el número de iraquíes muertos durante el periodo de ocupación por violencia directa o indirecta asociada a la guerra. Zieglar ha considerado igualmente en su informe la destrucción de Faluya como "clara violación" de la Convención de Ginebra, añadiendo: "Simplemente mantengo mi más firme condena -muy firme- de las consecuencias humanitarias que la estrategia y tácticas militares aplicadas [en Iraq] desde marzo de 2003 por las fuerzas de ocupación determinan".

CEOSI | www.nodo50.org/iraq | 2005