Index | Documentos 2006 > Análisis y opinión

Enlaces relacionados


Las elecciones en EEUU y la partición de Iraq

Una posible 'estrategia de salida' para EEUU que ignora la realidad del país y de la región

Juan Cole*

Mercurynews, 5 de noviembre, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 16 de noviembre, 2006
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Paloma Valverde

"La vaguedad y, francamente, la incoherencia de algunos de estos comentarios realizados por los políticos [estadounidenses] en la campaña electoral sobre la partición de Iraq sugieren que están utilizando la idea simplemente como un 'mantra' en época de elecciones. Lo están planteando como una estrategia de salida. Dividamos el país y salgamos, dicen, esperando que si los iraquíes no pueden vivir entre ellos pacíficamente dentro del mismo país, podrán hacerlo una vez se les haya separado."

Un soldado estadounidense patrulla por Mosul en febrero de 2006 (Foto: AP)

En las últimas semanas de la campaña electoral estadounidense se ha abierto el debate sobre un tema: la posibilidad de dividir Iraq como una salida a la farragosa situación [de EEUU] en Iraq [1]. Políticos de ambos partidos [Demócrata y Republicano] hablan cada vez más de la idea de dividir Iraq en tres entidades diferenciadas -shií, sunní y kurda- como una opción que debe ser considerada con atención. Para algunos republicanos se ha convertido en una forma de separarse ellos mismo de la impopular política de Bush en Iraq; para algunos demócratas es una forma de evitar el "larguémonos de aquí" y plantear una alternativa al desarrollo actual de los acontecimientos [2]. Pero pocos de esos candidatos parecen darse cuenta de los peligros de los lodazales religiosos, de identidad nacional [étnicos] y geopolíticos de la zona en los que EEUU y sus aliados regionales podrían hundirse.

La semana previa [a las elecciones legislativas de 2006], Mike McGavick, candidato republicano al Senado estadounidense en el Estado de Washington, que iba muy mal en las encuestas, lanzó una nueva campaña publicitaria y afirmó: "El presidente Bush no está aliviando nuestras preocupaciones [sobre Iraq]: dividamos el país si es lo que tenemos que hacer y retiremos nuestras tropas con la victoria". Puesto que el 60 por ciento de los votantes en [el Estado de] Washington está en contra de la forma en que Bush gestiona la guerra [de Iraq], y una mayoría quiere a las tropas estadounidenses fuera de Iraq ayer, la decisión de McGavick de pasar la pelota a la dirección de su partido no fue una gran sorpresa [3].

Incluso la senadora republicana por el Estado de Texas Kay Bailey Hutchinson, cuya reelección era segura, ha empezado a hablar de dividir Iraq, argumentado que los kurdos, los árabes sunníes y los shiíes tienen que ser capaces autogobernarse a la vez que de compartir las ganancias del petróleo iraquí, si bien se le olvida mencionar que la región árabe sunní [del centro del país] no tiene petróleo. "[...] Sí, sería difícil hacerlo", afirma ante la prensa texana, "[...] pero merecería la pena intentarlo. La gente dice 'bueno, eso balkanizaría el país'. Sí, pero las cosas están bastante estabilizadas ahora en los Balcanes. Están mejor que en Iraq" .afirma.

¿Quién está a favor de la partición?

Hace dos semanas, el comentarista conservador Bill O'Reilly preguntó al presidente Bush sobre la división de Iraq en tres partes: "[...] Los kurdos, una región autónoma [...] los sunníes autónomos, los shiíes autónomos y darles los beneficios del petróleo para que dejen de matarse unos a otros". ¿Cuál fue la respuesta de Bush?: "[...] No creo que esa sea la solución. Creo que aumentaría la violencia sectaria. Considero que haría [al país] más peligroso". El secretario de Prensa de la Casa Blanca, Tony Show, recalcó que [la división] era una idea "sin futuro."

Concretamente, ¿quién estaría a favor de la partición? El mayor grupo de Iraq, quizás el 60 por ciento de los 27 millones de habitantes, son árabes shiíes del sur. Hablan árabe y creen que al profeta Mohamad le debería haber sucedido su primo, primero, después su yerno y luego sus descendientes directos, a quienes ellos llaman imanes. Los árabes sunníes del centro, oeste y norte, quizás el 17 por ciento de la población, también hablan árabe, pero siguen a los primeros califas de quienes creen que no necesitan tener lazos de sangre con [el profeta] Mohamad. En el siglo XX en Iraq no ha habido una historia relevante de violencia sunní-shií hasta la Guerra del Golfo [irano-iraquí] [4].

Los kurdos, en el norte, quizá el 18 por ciento [de la población] son sunníes, pero hablan una lengua indoeuropea entre ellos más que árabe. En el norte de Iraq también hay turcomanos, alrededor de un tres por ciento de la población, y cristianos, sobre un dos por ciento. Los turcomanos están cultural y políticamente cerca de los turcos y están divididos, en casi igual proporción, entre sunníes y shiíes. La mayoría de esos grupos están entremezclados en todo el país, a pesar de su concentración en algunas regiones.

Los candidatos al Congreso [estadounidense] que plantean la partición de Iraq parece que están hablando de la creación de tres países separados. Esta no es la idea propuesta por el primer defensor prominente de algún tipo de descentralización, el senador demócrata del Estado de Delaware, Joe Biden. [Biden] defendía tres grandes provincias étnicamente homogéneas bajo un gobierno federal suficientemente imparcial, que, sin embargo, intentaría mantener el país unido mediante el control de los ingresos del petróleo y la repartición en las provincias.

Los detalles escabrosos

Biden, antiguo miembro demócrata del Comité de Relaciones Internacionales del Senado, redactó su plan la primavera pasada de forma muy precisa y cuidadosa. En plena campaña electoral, sin embargo, los detalles cada vez son más escabrosos. El representante demócrata, candidato al Senado por Tennessee, Harold Ford Jr., afirmó en un reciente debate con su oponente republicano: "[...] Mi plan para los iraquíes es descentralizar las tres federaciones étnicas". No obstante, es difícil predecir exactamente a dónde quería llegar Ford. En este momento Iraq está formado por 18 provincias, una mayoría de las cuales está mezclada étnicamente. No hay tres "federaciones" [étnicas] para "descentralizar."

La vaguedad y, francamente, la incoherencia de algunos de estos comentarios realizados por los políticos [estadounidenses] en la campaña electoral sobre la partición de Iraq sugieren que están utilizando la idea simplemente como un mantra en época de elecciones. Lo están planteando como una estrategia de salida. Dividamos el país y salgamos, dicen, esperando que si los iraquíes no pueden vivir entre ellos pacíficamente dentro del mismo país, podrán hacerlo una vez se les haya separado.

Históricamente, las particiones no siempre han traído la paz. La partición de Alemania llevada a cabo por EEUU y la Unión Soviética tras la Segunda Guerra Mundial provocó un pulso nuclear y angustiosas tensiones durante 40 años. El Imperio británico en sus días de agonía aceptó en 1947 la división colonial de India en las naciones de India y Pakistán, lo que dio lugar a varias guerras y ahora se blanden armas nucleares el uno al otro. La partición de Palestina en 1948 creó el escenario de seis guerras israelo-palestinas.

El contexto puramente estadounidense de esas deliberaciones sobre el destino de toda una nación de Oriente Medio parece de alguna manera alejado de la realidad. En el propio Iraq, el principal proponente de una nueva confederación regional es el clérigo shií Abdul Aziz al-al-Hakim, dirigente del mayor bloque [político] en el parlamento [el Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq]. Él y sus aliados desean ver ocho o nueve grandes provincias shiíes unidas en una superprovincia o en una confederación regional.

El apoyo de Teherán

En general a al-Hakim se le ve como alguien próximo a Irán y se cree que Irán apoya la idea de un gobierno regional shií. Recientemente, al-Hakim presentó en el parlamento [iraquí] una ley que especifica los mecanismos legales para establecer tal confederación. El bloque árabe sunní boicoteó la votación. ¿No tendrían los estadounidenses que sospechar de un plan tan cuidadosamente apoyado por Teherán?

Parece que a nadie le importa que el primer ministro Nuri al-Maliki, el dirigente electo de Iraq, rechace con firmeza la partición y que incluso se oponga a las confederaciones étnicas. Bush, en su entrevista con O'Reilly en las noticias de la Fox por cable hablando de las conversaciones con al-Maliki, afirmó: "[...] Sobre el tema de dividir el país en tres, él [al-Maliki] lo rechazó categóricamente. Pensaba que era una idea mala. Y yo estoy de acuerdo con él".

También se oponen los partidos árabes sunníes, la tradicional elite del país. El joven dirigente nacionalista shií, el clérigo Muqtada as-Sáder, insiste en un gobierno central fuerte. Incluso el presidente Jalal Talaban, un acérrimo defensor del gobierno regional para el Kurdistán, rechaza la partición en el resto de Iraq: "[...] Es muy peligroso para Iraq, especialmente para la parte árabe de Iraq. Bagdad, Baquba, son zonas mixtas; no es fácil llevar a cabo esta política de limpieza étnica. Ni en Kirkuk ni en Mosul. No hay ninguna posibilidad de aceptar este tipo de política". Talabani señala que una provincia como Bagdad, con seis millones de habitantes, es una mezcla étnica y no se podría dividir sin una masiva "limpieza étnica". También mencionó Kirkuk, que es un polvorín en el conflicto sectario y étnico. Esta ciudad petrolera del norte es un territorio en pugna entre los turcomanos, los árabes y los kurdos. Si los kurdos, por ejemplo, intentaran expulsar a los turcomanos y tomar posesión absoluta de Kirkuk, se arriesgarían a provocar una intervención militar de Turquía, que ve a los turcomanos como a sus protegidos [5].

De forma similar, los árabes sunníes reclaman Kirkuk. Si Iraq se dividiera, a los árabes sunníes les dejarían el árido oeste y el centro-norte, sin ningún campo de petróleo importante para ellos. Puesto que han gobernado Iraq durante todo el siglo XX, evidentemente rechazarían aceptar tal degradación de pobreza y organizarían una revuelta armada por la posesión de Kirkuk, que tienen una población árabe significativa. En un día Kirkuk puede dar 800.000 barriles de petróleo, alrededor de un tercio de la producción actual de Iraq, a pesar de que la violencia haya impedido las exportaciones y podrían impedirlas durante años.

Los vecinos de Iraq temen que tras la división de Iraq se produzca un enfrentamiento regional. Los aliados estadounidenses en la región, tales como Turquía (miembro de la OTAN) y Arabia Saudí se oponen frontalmente a la partición. El embajador de Riyadh en Washington, el príncipe Turki al-Faisal, advirtió la semana pasada de que dividir Iraq en tres partes "[...] es predecir asesinatos sectarios a gran escala y el desarraigo de las familias". Añadió de forma enfática que los iraquíes estaban demasiado mezclados para poder dividirlos claramente y que "[...] aquellos que piden la división de Iraq están invocando a que los problemas se tripliquen".

Parte del malestar saudí por la partición de Iraq deriva del temor de que una superprovincia shií o un nuevo país en el sur de Iraq caiga bajo la influencia de los ayatolás en Teherán. La familia real también está preocupada por lo que implicará respecto a las lealtades de los shiíes de su propio reino, que suponen el diez por ciento de los saudíes.

La oposición turca

El ministro de Exteriores turco, Abdullah Gul, afirmó en septiembre a Carlie Rose, de la PBS [la televisión pública], que una división de Iraq sería demasiado grave para que la región lo soportara. "[...] Sí, un verdadero desastre. Y no va a ser problema de los iraquíes. Va a ser el problema de la región y eso significará guerras".

Instó a que la opción de la división se eliminara de las conversaciones. "[...] Tenemos que hacer todo lo posible para mantenerlos unidos", insistió. Añade que "[...] la integridad territorial de Iraq y la unidad política de los iraquíes" es "[...] esencial para todos nosotros."

Los dirigentes turcos temen que un Estado kurdo independiente pudiera actuar como un imán para sus propios kurdos descontentos [en Turquía], que fundamentalmente se asientan en el este de Anatolia, cerca del Kurdistán iraquí, y posiblemente provoquen la ruptura de la propia Turquía. Irán abriga temores similares, ya que posee una gran población kurda justo al oeste de Iraq.

Los políticos estadounidenses que abogan por la ruptura de Iraq o, simplemente, por la organización de provincias [establecidas] de acuerdo a criterios étnicos, no valoran la complejidad de los temas de los que están hablando. Un Iraq unificado es la piedra angular del orden establecido en el Golfo Pérsico tras la Primera Guerra Mundial. Si ese orden se renegocia violentamente como resultado de la partición de Iraq, ello podría garantizar décadas de más violencia, guerra de guerrillas y conflictos aún más sangrientos.

Notas de IraqSolidaridad:

1. Una comisión mixta demócrata-republicana deberá presentar a la Administración Bush un acuerdo entre ambos partidos para afrontar la salida de la actual crisis de ocupación de Iraq. Sobre la partición de Iraq y EEUU, véase en IraqSolidaridad: Sabah Ali: Federalismo, guerra sectaria y la estrategia estadounidense en Iraq - Carta desde al-Kmira: 'Levantar el asedio'
2. Véase en IraqSolidaridad:
Carlos Varea y Pedro Rojo: EEUU y la resistencia iraquí podrían abrir próximamente negociaciones. Octubre ha sido un mes crítico para la continuidad de la ocupación de Iraq
3. Finalmente fue derrotado por la candidata demócrata.
4. Excepto la formación opositora creada en Irán Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Iraq, la mayoría de población shií iraquí se mantuvo fiel a su pertenencia nacional.
5. Véase en IraqSolidaridad:
Samah Samad: Aumento de las tensiones étnicas en Kirkuk. Grupos étnicos y religiosos de la ciudad advierten del creciente sectarismo

English Texto original
English
Mercurynews

Sabah Ali: Federalismo, guerra sectaria y la estrategia estadounidense en Iraq - Carta desde al-Kmira: 'Levantar el asedio'

Carlos Varea y Pedro Rojo: EEUU y la resistencia iraquí podrían abrir próximamente negociaciones. Octubre ha sido un mes crítico para la continuidad de la ocupación de Iraq

Samah Samad: Aumento de las tensiones étnicas en Kirkuk. Grupos étnicos y religiosos de la ciudad advierten del creciente sectarismo

* Juan Cole es catedrático de Historia Moderna de Próximo Oriente y Sur de Asia de la Universidad de Michigan, EEUU.

 

 

 

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2006