Index | Documentos 2006 > Análisis y opinión

Enlaces relacionados


El coste real de la guerra

La guerra de Iraq podría costar más de dos billones de dólares según el premio Nóbel de economía Stiglitz

Jamie Wilson

The Guardian, 7 de enero, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 19 de enero, 2006
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Loles Oliván

"El coste real de la guerra de Iraq para EEUU se va a situar previsiblemente entre uno y dos billones de dólares, diez veces más de lo que se había estimado previamente, según un informe del premio Nóbel de Economía y de un experto en presupuestos de Harvard. El estudio, que observa estimaciones tradicionales al incluir gastos como [los derivados de] la discapacidad de por vida y a atención médica de tropas en el conflicto así como el impacto en la economía estadounidense, concluye que el Gobierno de EEUU sigue minusvalorando el coste de la guerra."

El coste real de la guerra de Iraq para EEUU se va a situar previsiblemente entre uno y dos billones de dólares, diez veces más de lo que se había estimado previamente, según un informe del premio Nóbel de Economía y de un experto en presupuestos de Harvard. El estudio, que observa estimaciones tradicionales al incluir gastos como [los derivados de] la discapacidad de por vida y a atención médica de tropas en el conflicto así como el impacto en la economía estadounidense, concluye que el Gobierno de EEUU sigue minusvalorando el coste de la guerra.

El informe se publico en uno de los periodos más mortíferos en Iraq desde que comenzó la invasión, con el ejército estadounidense ayer [6 de enero] teniendo que modificar hasta 11 la cifra de sus soldados asesinados en el curso de una oleada de ataques de la insurgencia el martes. Más de 130 civiles resultaron asimismo muertos al estallar una bomba suicida contra peregrinos chiíes en Kárbala y en un centro de reclutamiento de policías de Ramadi.

El informe sobre el coste real de la guerra, elaborado por Joseph Stiglitz, catedrático de la Universidad de Columbia y premiado con el Nóbel de Economía en 2001, y Linda Bilmes, una experta en presupuestos de Harvard, se sumará probablemente a la presión [existente] sobre la Casa Blanca con el tema de la guerra. [El informe] ha venido seguido de las revelaciones producidas esta semana respecto a que la Casa Blanca había frenado sus ambiciones de reconstruir Iraq y ni siquiera intentó buscar fondos para la reconstrucción.

Estimaciones conservadoras

Stiglitz ha declarado a The Guardian que a pesar del asombroso coste que se refleja en su estudio los economistas han sido poco cautos. "[...] Nuestras estimaciones son muy conservadoras y podría resultar que los costes finales fuesen más altos todavía. Y debemos señalar que no se han incluido los costes del conflicto ni para Iraq ni para Reino Unido". En 2003, cuando las tropas británicas y estadounidenses se concentraban en la frontera Larry Lindsey, el asesor económico de Bush, sugirió que el coste podría alcanzar los doscientos mil millones de dólares. La Casa Blanca afirmó que la suma podía resultar demasiado elevada y el Subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz espetó que Iraq podría financiar su propia reconstrucción. Tres años más tarde, con más de 140.000 soldados sobre el terreno en Iraq, incluso la cifra de 200.000 millones de dólares era una cantidad muy pequeña, según ambos economistas.

El Congreso se ha apropiado de 251.000 millones de dólares para operaciones militares y la Oficina de Presupuestos del Congreso ha estimado recientemente que en un escenario plausible la guerra de Iraq costará alrededor de otros 230.000 millones de dólares más de aquí a diez años. Según Stiglitz y Bilmes, cuyo informe debía presentarse en la Asociación de Ciencias Sociales de Boston el 8 de enero, existen costes futuros esenciales no incluidos en los cálculos del Congreso.

Por ejemplo, los últimos datos del Pentágono reflejan que más de 16.000 efectivos del ejército [estadounidense] han sido heridos en Iraq. Debido a las mejoras en la protección del cuerpo, ha habido un inusual y elevado número de soldados que han sobrevivido a heridas de gravedad, como daños cerebrales, heridas en la espina dorsal y amputaciones. Los economistas prevén que sólo el coste por la atención médica de por vida para los miles de efectivos que han sufrido daños en el cerebro podría alcanzar los 35.000 millones de dólares. Dado que el gasto de Defensa se ha incrementado por la guerra, los costes por pagos en concepto de inhabilitación de los veteranos, y los costes de la desmovilización, los economistas prevén que el presupuesto para los gastos derivados de la guerra podría alcanzar el billón de dólares.

El informe se ha dado a conocer en medio de las primeras indicaciones por parte del Pentágono acerca de sus intenciones de disminuir el coste de la presencia [estadounidense] en Iraq este año.

La pasada noche [6 de enero] Ayman al-Zawahiri, el número dos de al-Qaeda, declaraba en un vídeo que las insinuaciones de la retirada de EEUU significaban "una victoria para el islam".

Pobre planificación

Se ha responsabilizado de la mala previsión de los costes de la guerra a la pobre visión y planificación de los arquitectos de la invasión. Admitiéndolo francamente ayer Paul Bremer, el primer administrador estadounidense de la posguerra en Iraq, declaró que los estadounidenses no se anticiparon al levantamiento que ha persistido desde 2004. "[...] La verdad es que no nos dimos cuenta de que la resistencia llegaba", declaró a la NBC.

Sin embargo, los costes económicos de la guerra han ido mucho más lejos que los de pérdidas de vidas. Se recuentan en partidas tales como el encarecimiento del precio del petróleo, que podría ser atribuido parcialmente a la guerra. [Los autores] han calculado asimismo los efectos [que hubiese tenido] que una parte de los fondos gastados en la guerra de Iraq se hubieran destinado a otras cuestiones. Añadidos a esos recuentos se podrían sumar decenas de miles de millones de dólares.

Stiglitz, un economista ex jefe del Banco Mundial ha declarado que el informe [1] no pretende explicar si los estadounidenses se confundieron deliberadamente o si las malas previsiones se debieron a la incompetencia. Pero en términos del coste real de la guerra "[...] podrían haber existido formas alternativas de gastar una parte de ese total que hubieran fortalecido la seguridad de EEUU más y hecho un mejor trabajo ganándose los corazones y las mentes de [los pueblos de] Oriente Medio y promoviendo la democracia".

Nota

1. Véase: www.josephstiglitz.com

English Texto original
English
The Guardian
English josephstiglitz.com

Zaid al-Ali: La catástrofe económica de Iraq

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2006