Index | Documentos 2006 > Análisis y opinión

Enlaces relacionados


Las universidades iraquíes, al borde de la catástrofe

Agresiones confesionales contra la libertad intelectual y el pluralismo en las universidades iraquíes

Ali Ayam

Al-Hayat, 27 de febrero, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 28 de marzo, 2006
Traducido del árabe para IraqSolidaridad por Fatima Bouaziz,
Boletín de Prensa Árabe

"La Asociación de Profesores Universitarios habla del asesinato de más de cien personalidades académicas desde la caída del anterior régimen iraquí y de '[...] la escalada en el proceso de persecución contra los intelectuales iraquíes, cuya meta es vaciar a Iraq de sus cerebros y de acerbo cultural, intelectual y educativo, obligándoles, mediante amenazas, a salir del país'. La universidad de Bagdad ocupa el primer puesto en cuanto a asesinatos. Las universidades iraquíes, que incluían alrededor de 13.000 profesores y fueron consideradas en los años setenta como las mejores universidades árabes, se encuentran ahora al borde de una catástrofe debido al asesinato y secuestro de sus profesores, además de la emigración de cerca de un millar más tras el derrocamiento del régimen de Sadam Husein."

Paralelamente al aumento del dominio de las universidades iraquíes por los partidos políticos confesionales, se han multiplicado las formas con las que se atenta contra sus profesores e intelectuales. Del asesinato -el último fue el Abdel Razaq al-Naas [1]- al apaleamiento y la humillación dentro de los propios campus -el último caso, el de Muaiad al-Jafaf-. En medio de esta atmósfera, salir del país se ha convertido en "una solución razonable en medio de este atmósfera irracional", según palabras de un profesor que no quiso desvelar su nombre.

El profesor de periodismo de la Facultad de Ciencias de la Información e Bagdad, Muaiad Qasem al-Jafaf, estaba dando clase el pasado 15 de enero cuando de repente un grupo (que se autodefinió como de seguidores de al-Sader) irrumpió en su clase. Tras ello, se lo llevaron a su despacho y empezaron a apalearle por haber hecho una observación considerada por ellos como "inaceptable" sobre "el papel creciente de la autoridad religiosa en Nayaf en la gestión de la vida política y cultural".

Si al-Jafaf decidió no volver a la universidad hasta que se descubra la identidad de sus agresores, el final de su colega Abderrazaq al-Naas, activista político que no dudaba en dirigir críticas al gobierno y a sus partidos en diferentes medios de comunicación, fue sangriento: caer abatido por los disparos de unos desconocidos al salir de la universidad.

Un crimen estructural

La Asociación de Profesores Universitarios habla del asesinato de más de cien personalidades académicas desde la caída del anterior régimen iraquí y de "[...] la escalada en el proceso de persecución contra los intelectuales iraquíes, cuya meta es vaciar a Iraq de sus cerebros y de acerbo cultural, intelectual y educativo, obligándoles, mediante amenazas, a salir del país". La universidad de Bagdad ocupa el primer puesto en cuanto a asesinatos, seguida por la de Basora, al-Mustansiriya [también en Bagdad], al-Anbar, Mosul y Tikrit; tras ellas, [se sitúan] el Comité de Enseñanza Técnica, la Universidad Tecnológica, la Universidad de Qadesiya, el Centro de Estudios Superiores y el Centro de Investigación del Cáncer.

Las universidades iraquíes, que incluían alrededor de 13.000 profesores y fueron consideradas en los años setenta como las mejores universidades árabes, se encuentran ahora al borde de una catástrofe debido al asesinato y secuestro de sus profesores, además de la emigración de cerca de un millar más tras el derrocamiento del régimen de Sadam Husein. En la Universidad Sadam, que se conoce actualmente con el nombre de Universidad de los Dos Ríos, el químico Saadun Isa se vio obligado a pagar un rescate de 50.000 dólares para liberar a su hijo de 22 años de edad, que había sido secuestrado. Tras ello, se le exigió que abandonaran el país.

Según afirma un profesor de Derecho, que por miedo no quiso desvelar su identidad, "[...] la responsabilidad de investigar los crímenes de asesinato de los académicos y científicos iraquíes incumbe a los aparatos judiciales y policiales iraquíes", insistiendo en que "estas operaciones no tienen nada que ver con venganzas individuales, sino que se enmarcan en un crimen estructural financiado por sectores que se benefician de ello. Si las fuerzas de seguridad detuviesen a los asesinos mercenarios [que perpetran los asesinatos], llegarían a las cabezas que planifican este proyecto diabólico que tiene como blanco al intelectual iraquí".

El sectarismo en los centros académicos

Los movimientos políticos entre los estudiantes se han dinamizado. La universidad se ha convertido en un campo para los enfrentamientos sectarios y el dominio del poder partidista. Existen varias formas en las que se manifiesta esta escalada de las actividades partidistas y sectarias: los estudiantes cercanos a las fuerzas sunníes se encargan de quitar las pancartas de la Asociación por la Desbaazificación, o se unen para hacer frente a la tendencia chií que, por su parte, propaga las fotos del gran ayatollah al-Sistani, del "primer y segundo mártir al-Sader" y de Mohamed Baqer al-Hakim [líder del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en iraq], hacen publicidad de la visita a templos de imanes chiíes en Irán a precios simbólicos y extienden los ritos chiíes, como en la universidad al-Mustansiriya, cuyo rector, Taqi Musaui, hizo un llamamiento el mes pasado a la conmemoración de la festividad de la Ashura dentro del campus. También resulta chocante la existencia de un grupo nada despreciable de hombres de religión que se reúnen con los estudiantes y dan conferencias sobre "el Islam político" en las universidades.

Si algún analista político iraquí declaraba que "[...] el verdadero ganador en las últimas elecciones [de diciembre de 2005] han sido milicias que imponen una atmósfera de terror", las universidades son otro ejemplo de la actividad creciente de estas milicias "religiosas" dentro de las facultades. Estos grupos dominan la seguridad en la universidad y obligan a las estudiantes a llevar velo, como en la universidad de Basora, donde las estudiantes cristianas visten con velo para escapar de las agresiones del grupo Invocar el Bien y Prohibir el Mal, que forma parte del Ejército de Mahdi, [la milicia] dependiente de Moqtada al-Sader. Otro ejemplo: la universidad de al-Mustansiriya organizó un foro del libro iraní, en el que se vendieron los libros a precios muy bajos; además se vendía el velo legítimo" "de la mujer.

Deficiencia gubernamental

El presidente iraquí [Yalal Talabani] ha pedido a profesores y estudiantes de las universidades iraquíes que mantengan las instituciones académicas fuera de las intervenciones e influencias políticas, haciendo frente a la oleada de asesinatos contra docentes y de amenazas para que salgan del país. Pero ante la incapacidad del gobierno para proteger a los profesores, la Asociación de Profesores Universitarios y las instituciones académicas oficiales asumieron la "misión de salvaguardar" a docentes e investigadores mediante la celebración de una conferencia titulada Las libertades académicas en las universidades iraquíes, celebrada el pasado mes de noviembre. En la conferencia se presentaron 17 conclusiones, entre las que destaca la referida a "El efecto de las intervenciones religiosas, partidistas y sectarias en la actividad de las instituciones académicas". A partir del concepto de libertades académicas, los profesores universitarios insistieron sobre varios aspecto.

En primer lugar, sobre la necesidad de que exista un margen de libertad para que los profesores puedan escribir y hablar de la realidad tal como la ven, sin ataduras, y protegerles de las presiones, dentro y fuera de las universidades, cuando ejercen su derecho a hacer públicas sus opiniones o las conclusiones a las que llegan en sus investigaciones. Segundo, sobre el papel independiente de la universidad, mediante la determinación y aplicación de sus propias políticas, sin ninguna intervención o presión de sectores externos a la propia universidad. En tercer lugar, sobre el establecimiento de códigos que garanticen la libertad académica en las universidades. Finalmente, sobre la restricción del poder de injerencia del ministerio de Enseñanza Superior e Investigación Científica sobre las universidades e institutos artísticos, limitando sus funciones a las obligaciones de supervisión, planificación y coordinación, y dejando las demás labores -como la gestión, la investigación y la enseñanza- a las propias universidades.

Nota de IraqSolidaridad:

1. Hay nuevos casos tras el referido. Véase la lista actualizada en: Lista de docentes universitarios asesinados en Iraq durante el período de ocupación

Árabe Al-Hayat

Docentes universitarios asesinados en Iraq durante el período de ocupación

Dirk Adriaensens: Profesores iraquíes en zona de muerte: La necesidad de una investigación internacional independiente

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2006