Index | Documentos 2006 > Ocupación y resistencia

Enlaces relacionados


Ramadi: La lucha por la supervivencia de sus habitantes

Francotiradores estadounidenses disparan contra civiles

Dahr Jamail y Ali Fadhil*

IPS (www.ipsnews.net), 19 de junio, 2006
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 22 de junio, 2006
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Paloma Valverde

"Interlocutores en Bagdad del Instituto de Información para la Guerra y la Paz (IIGP), con sede en Londres, informaron recientemente sobre la utilización de francotiradores por parte del ejército de EEUU en Ramadi: 'La gente en Ramadi [...] calcula que alrededor de un 70 por ciento de la población de la ciudad ha huido en la última semana, muchos de ellos llevando banderas blancas por miedo a que les disparasen los francotiradores de la Marina [estadounidense]'. El corresponsal de IPS en Ramadi también ha sido testigo de los disparos de francotiradores contra civiles en la ciudad."

Francotirador de EEUU apostado en una vivienda en Ramadi durante la actual ofensiva

Mientras la amenaza de una gigantesca operación militar estadounidense se acerca y los enfrentamientos esporádicos son una plaga cotidiana en la ciudad, los habitantes luchan por vivir con ello, dentro y fuera de la ciudad sitiada. Una semana en Ramadi, la capital de la provincia de al-Anbar, revela que sus habitantes están sufriendo la falta de agua, electricidad, gas y medicamentos en los hospitales [1]. Las calles están inquietantemente vacías y ahora parece que mucha gente ha abandonado la ciudad, a pesar de que posiblemente aún permanecen en sus casas unos 150.000 residentes [2], ya sea por temor a marcharse o porque no tienen un lugar donde ir.

"De cualquier forma sobreviviremos", dice a IPS Um Qasim, un ama de casa de mediana edad madre de seis hijos. "Alá es quien nos da la vida y es el único que nos la puede quitar". A pesar de las horrorosas condiciones de vida aquí, con grupos de la resistencia armada controlando amplias zonas de la ciudad, y otras áreas que son objeto de frecuentes ataques por parte de los francotiradores estadounidenses colocados en los tejados de las casas, [esta mujer] añade que la gente tendría que estar agradecida a su dios, sea lo que sea que les ocurra. "Esos estadounidenses se marcharán".

Refugiados

La operación es parte de una renovada medida contra lo que el Pentágono afirma ser un baluarte de la resistencia árabe-sunní. Como se avecina la amenaza de un ataque estadounidense absoluto sobre la ciudad, Imad al-Muhammadi, del Creciente Rojo Iraquí, afirma a IPS:

"La crisis de Ramadi es mucho más compleja que la crisis de Faluya porque la gente no puede huir a Bagdad ni a otras muchas ciudades debido a la amenaza de los sectarios Escuadrones de la muerte, por lo que resulta muy difícil conseguirles un lugar seguro a una distancia razonable de las operaciones militares."

Al-Muhammadi dice que muchas de las familias que han huido se están enfrentado a "[...] espantosas condiciones de vida en tiendas de campaña, colegios abandonados y están viviendo sin un techo que les proteja del sol abrasador del verano". "No hay ningún signo favorable de parte estadounidenses que implique una solución diferente a la de Faluya y de otras ciudades que han 'borrado' para 'liberar' ", añade. Los civiles, como siempre, son los únicos que viven la dureza de la ocupación y finalmente los que mueren en vano".

Según Maurizio Mascia, director del programa del Consorcio Italiano de Solidaridad (CIS), una ONG con base en Amán (Jordania) y que ayuda a los refugiados en Iraq, el lunes se tuvo conocimiento de enfrentamientos menores fundamentalmente en [los barrios de] al- Qadisiya, al-Malab, al-Andalus, al-Aramel, al-Aziziya, al-Qatana, al-Soufiya y el centro de la ciudad, cerca de la mezquita de Abd al-Jaleel, además de en el barrio 30 de julio. Además, se ha sabido que las fuerzas estadounidenses e iraquíes están atacando la zona este de la ciudad en un intento de presionar sobre Ramadi.

El CIS informa que el número de controles militares y la frecuencia de las patrullas de las fuerzas de la coalición han aumentado desde el inicio de la crisis, lo que hace muy probable que tanto las fuerzas de la coalición como las iraquíes y la resistencia estén preparándose para una batalla muy dura.

"La población aún está abandonando la ciudad y el número de familias que se están desplazando en al-Anbar a las que sigue el CIS es ahora cercano a las 3.200", manifiesta Mascia en entrevista telefónica a IPS. "Los nuevos desplazados están llegado a Rutba y al-Bagdadi, mientras que Hit sigue siendo el destino mayoritario de los nuevos desplazados de Ramadi". Mascia asevera que unas 1.000 familias de los nuevos desplazados se encuentran ahora en Faluya y en zonas colindantes. Sin embargo, añade que "[...] la mayoría de las familias evitan acercarse a Faluya debido a los complicados procedimientos establecidos por las fuerzas de la coalición para entrar en la ciudad". Mascia afirma que el número de familias contabilizadas por el CIS es con toda seguridad menor que el real debido a que su organización sólo registra a las familias que reciben ayuda directa de sus trabajadores.

Combatientes de la resistencia en Ramadi

Francotiradores

"Los estadounidenses, en lugar de atacar la ciudad en su totalidad, como ha hecho en sus operaciones previas en ciudades como Faluya o al-Qaim, en Ramadi están usando helicópteros y tropas de tierra para atacar un barrio cada vez", declara Mascia a IPS desde su oficina en Amán. "El acceso a Ramadi es extremadamente difícil", añade:

"Los controles militares se han instalado en dos puentes lo que hace absolutamente difícil entrar en coche en la ciudad. La única opción posible para evitar los controles militares es el camino del desierto en dirección al barrio de al-Tamim. Los principales peligros para la población son las fuerzas de la coalición en los controles militares y los francotiradores, ya que ambos disparan ante cualquier movimiento que consideran peligroso, lo que causa muchas víctimas entre los civiles."

Según Mascia, los servicios en los principales hospitales, así como en centros de salud, están descendiendo a un "[...] nivel mínimo debido a la situación de la seguridad y a la falta de medicamentos".

De forma similar a las tácticas empleadas durante el asalto estadounidense contra Faluya en noviembre de 2004, el ejército estadounidense sigue haciendo uso de megáfonos para exigir a la gente o que entreguen a los resistentes que están en sus barrios o que evacuen sus casas y se marchen de la ciudad. El CIS ha informado que algunos de los mensajes [de megafonía] específicamente han hecho referencia a lo que sucedió en Faluya.

Interlocutores en Bagdad del Instituto de Información para la Guerra y la Paz (IIGP), con sede en Londres, informaron recientemente sobre la utilización de francotiradores por parte del ejército de EEUU en Ramadi: "La gente en Ramadi [...] calcula que alrededor de un 70 por ciento de la población de la ciudad ha huido en la última semana, muchos de ellos llevando banderas blancas por miedo a que les disparasen los francotiradores de la Marina [estadounidense]". El corresponsal de IPS en Ramadi también ha sido testigo de los disparos de francotiradores contra civiles en la ciudad.

"La violencia actual de los marines estadounidenses y la resistencia, los ataques aéreos y los cortes en las redes de suministro de agua, electricidad y teléfono, han hecho la vida insostenible", añade el informe de IIGP. "Los residentes en Ramadi afirman que las tropas estadounidenses asaltan de forma regular las viviendas para luchar contra los resistentes y se ha visto que combatientes de ambos frentes utilizan los tejados como posiciones francotiradoras".

Ataques aéreos

La Asociación de Ulemas Musulmanes, con sede en Bagdad, ha animado a los habitantes de Hit, situada cerca de Ramadi, para que acojan a quienes huyen de la ciudad. Algunas de las familias más vulnerables se están alojando en las mezquitas que ofrecen cobijo a los refugiados.

Un miembro de IIGP en Bagdad escribe que un estudiante de 17 años, Ghayath Salim al-Dulaimi, que huyó de Ramadi con sus padres, declaró que sus familiares no pudieron escapar dos días antes debido a los ataques aéreos estadounidenses. "Nuestro barrio se ha vaciado completamente..., no queda nadie" dijo a IIGP. "La gente está huyendo en desbandada y no hay ningún servicio en absoluto. No se puede ir al hospital porque los movimientos están restringidos".

En respuesta a la pregunta sobre la situación en Ramadi en relación con una noticia del 15 de junio, el general de brigada Carter Ham del Pentágono ha afirmado:

"Creo que quienes quizás están buscando una ofensiva a gran escala eso podría ser de alguna manera un disparate. Y creo que de lo que seremos testigos cada vez más es que los iraquíes están encontrando formas de incrementar la presencia de las fuerzas de seguridad iraquíes y nosotros les ayudaremos a hacerlo en la forma en que podamos."

Notas de IraqSolidaridad:

1. Véase en IraqSolidaridad: Mohamed Tareq al-Darraji: 'Ramadi: Crímenes de Guerra'. Los 'marines' han forzado la salida de 1.500 familias de la ciudad y Dahr Jamail: 'Ramadi: una nueva Faluya'
2. Ramadi puede tener hasta 400.000 habitantes.

English Texto original
English
IPS

Mohamed Tareq al-Darraji: 'Ramadi: Crímenes de Guerra'. Los 'marines' han forzado la salida de 1.500 familias de la ciudad

Dahr Jamail: 'Ramadi: una nueva Faluya'

* Dahr Jamail, periodista independiente, ha pasado ocho meses informando desde el interior del Iraq ocupado. Escribe regularmente en 'TruthOut', 'Inter Press Service', 'Asia Times' y 'TomDispatch'. De él pueden leerse en IraqSolidaridad: 'Ramadi: una nueva Faluya' | Informe "Los hospitales iraquíes se desmoronan bajo la ocupación" | Siniya, una ciudad convertida en cárcel | El asalto fallido a Faluya | Entrevista a Dahr Jamail sobre la ocupación y la resistencia en Iraq

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2006