Index | Documentos 2008  - Palestinos de Iraq: Refugiados por segunda vez

Enlaces relacionados


3.000 palestinos de Iraq están atrapados en tres campos de refugiados en la frontera con Siria
 

Crítica situación de los refugiados palestinos de Iraq
 

ACNUR *

ACNUR (www.unhcr.org), mayo de 2008
IraqSolidaridad (www.iraqsolidaridad.org), 8 de mayo de 2008
Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Paloma Valverde

 

“Existe un alto grado de frustración y desesperación entre los refugiados atrapados en los campos, sin alternativas viables y con carencia de los servicios adecuados para los refugiados heridos y psicológicamente traumatizados por la violencia vivida en Iraq.”


"Muero en el desierto", reza el cartel que levanta esta niña palestina de Iraq en un campo de refugiados en el desierto sirio. Desde 2003, las milicias confesionales shiíes, particularmente el Ejército del Mahdi de Moqtada as-Sáder, han acosado a los palestinos de Iraq para forzar su salida de Iraq, hasta medio millar habrían sido asesinados en estos años de ocupación. De los 34.000 palestinos residentes en Iraq antes de la invasión, se calcula que apenas quedan ya en el país 13.000, la mayoría como desplazados internos en Bagdad.

El número de palestinos que huyeron de Iraq y que actualmente vive en Siria se desconoce. Sin embargo hay cerca de 3.000 palestinos atrapados en tres campos de refugiados en las proximidades de la frontera iraco-siria en una situación especialmente vulnerable debido a la negativa [de las autoridades] a admitirlos en territorio sirio (en el caso de [el campo] de El Hol hay admisiones temporales), así como por el hecho de que muchos huyeron de Iraq después de 2003 por las persecuciones [1].

Las condiciones de vida varían según los campos pero son siempre muy difíciles y nada seguras, además de que minan la moral de los refugiados. Los tres campos de refugiados dependen por completo de la ayuda del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de sus socios (fundamentalmente la Agencia de Naciones Unidas para la Ayuda Humanitaria, el programa mundial de alimentos de Naciones Unidas, UNICEF y el Creciente Rojo Palestino). ACNUR está buscando soluciones alternativas para estos refugiados palestinos, tales como el reasentamiento dentro y fuera de la región.

Campo de al-Tanf

Situado en tierra de nadie, entre la frontera iraquí y el control de pasaportes sirio, tiene una población de 743 personas.

Los primeros refugiados llegaron de Iraq en mayo de 2006 cuando se les impidió la entrada en Siria. Desde octubre de 2007, cuando la población ascendía a 350 personas, llegaron nuevos palestinos que habían estado residiendo en Siria y que, con documentos iraquíes obtenidos de forma fraudulenta, fueron deportados o se marcharon voluntariamente al campo de al-Tanf. A pesar de la reubicación de 75 refugiados en Chile en abril [de 2008], la llegada de otros 76 palestinos devueltos desde Damasco está haciendo aún más compleja la ya de por sí difícil situación en el campamento.

Este campamento es provisional y está situado justo al lado de una gran autopista. Entre los peligros a los que se enfrentan están las temperaturas extremas y las duras condiciones meteorológicas, el riesgo de incendio en las tiendas, los accidentes provocados por los camiones que transitan por la autopista y las  deficientes instalaciones sanitarias.

ACNUR y sus socios proporcionan lo más elemental a sus residentes,  incluidos alimentos, agua potable, infraestructuras y programas comunitarios —gestionados en coordinación con UNICEF y con las organizaciones del Creciente Rojo Palestino y Sirio, y la UNRWA—, así como un equipo médico, un colegio, un taller de costura, un centro de ocio para los niños y un programa para incentivar el trabajo.

Se está gestionando la ubicación provisional en Chile de 116 palestinos que actualmente viven en el campo de al-Tanf. Al mismo tiempo se están llevando a cabo conversaciones con el gobierno sudanés para buscar opciones respecto a una acogida provisional de palestinos en Sudán.

Campos El Hol

Situado en la provincia de Hassakeh, en el noroeste de Siria, acoge a una población de 209 personas. En septiembre de 2005 se permitió, de forma excepcional, la entrada en Siria a 206 palestinos provenientes de Iraq, que estaban atrapados cerca de la frontera iraco-jordana. Fueron alojados en el campo de refugiados de El Hol, bajo protección de ACNUR. Desde entonces, en este  campo no se ha admitido a nadie si exceptuamos los casos contados.

Los refugiados pueden viajar dentro de los límites de la provincia de Hassakeh y tienen derecho a asistencia sanitaria básica y educación. Sin embargo, no tienen ninguna opción de integrarse en el lugar puesto que han de residir obligatoriamente en el campo de refugiados.

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas aporta los alimentos básicos, mientras que la distribución de alimentos complementarios así como el coste de mantenimiento del campamento corre a cargo de ACNUR, que distribuye los alimentos dos veces al mes a través del gobierno de la provincia de Hassakeh.

Dentro del campo hay un centro de salud en el que, en turnos alternativos, trabajan tres médicos durante seis días a la semana. Además, los refugiados tienen derecho a asistencia sanitaria en el centro médico del pueblo de El Hol, a pesar de que ya estaba colapsado con anterioridad a la llegada de los refugiados. La ayuda de ACNUR hace posible que los refugiados tengan sanidad gratis.

Alrededor de 100 niños tienen acceso a la educación primaria en la escuela de El Hol. ACNUR les provee de libros de texto y uniformes escolares. Sin embargo, la posibilidad de acceder a la escuela secundaria en Hassakeh es prácticamente inexistente.

Campo de al-Walid

Situado a 200 metros tras el control aduanero de la frontera iraquí de al-Tanf, tiene una población de 1.962 personas que esperan ser admitidas en Siria o en Jordania. Muchos de estos refugiados tienen familiares en el campamento de al-Tanf. Los refugiados de este campo reciben ayuda de la Unidad de Operación Iraq de ACNUR en Amán, del Comité Internacional de la Cruz Roja y del Creciente Rojo Sirio.

Los refugiados del campamento viven bajo unas condiciones de vida totalmente insoportables para cualquier ser humano, en un situación terrible: un entorno geográfico durísimo, riesgo de incendio en las tiendas, accidentes provocados por el tráfico de camiones; además, el lugar está atestado de serpientes y ratas, las instalaciones son escasísimas y las temperaturas extremas (desde bajo cero a 50ºC).

La salud de los refugiados en este campo sigue deteriorándose, y hay muchas dificultades para proveerlos de asistencia médica. El dispensario médico del campo (gestionado por refugiados palestinos que son trabajadores sanitarios) atiende a un promedio de 100 enfermos del campo. Las instalaciones sanitarias más cercanas se encuentran a 400 kilómetros del campo. No hay ambulancias y a los enfermos se los transporta en taxis. Los países vecinos han restringido las evacuaciones médicas y es casi imposible que admitan a los enfermos.

Existe un alto grado de frustración y desesperación entre los refugiados atrapados en los campos, sin alternativas viables y con carencia de los servicios adecuados para los refugiados heridos y psicológicamente traumatizados por la violencia vivida en Iraq. El campo de al-Walid apenas recibe ayuda y tienen pocos servicios debido a la dificultad de acceso para las organizaciones internacionales y a las condiciones de seguridad de la provincia [occidental iraquí] de al-Anbar. ACNUR y sus socios distribuyen lo esencial para suplir las necesidades básicas: raciones alimentarias diarias, productos elementales, electricidad y keroseno para cocinar y calentarse así como servicios sanitarios e información sobre otros servicios, incluidos los traslados por razones médicas.

ACNUR ha rehabilitado 12 aulas y paga los salarios a 42 profesores. Un total de 340 alumnos y alumnas asisten al colegio en al-Walid. El personal de ACNUR realiza visitas periódicas en las que se llevan a cabo elaborados ejercicios para identificar problemas de protección y a las familias vulnerables de cara a una posible reubicación. El Comité Internacional de la Cruz Roja aporta el agua, los servicios de recogida de basuras y material médico. Además, ACNUR en coordinación con las autoridades y otras organizaciones, ha establecido una estructura administrativa en el campamento que incluye un comité de refugiados elegidos por la población del campamento.


Notas de IraqSolidaridad:

1. Considerados protegidos del depuesto gobierno iraquí y mayoritariamente sunníes, los palestinos de Iraq han sufrido sistemáticos ataques por parte de las milicias confesionales chiíes, sobre todo en Bagdad y fundamentalmente por parte del Ejército del Mahdi de Moqtada as-Sáder. A comienzos de 2007, medios de comunicación árabes cifraron en medio millar el número de palestinos asesinados desde el inicio de la ocupación. De los 34.000 palestinos residentes en Iraq antes de la invasión se calcula que apenas quedan ya en el país 13.000, la mayoría como desplazados internos en Bagdad y sometidos a la violencia de grupos paramilitares shiíes. Sobre la situación de los palestinos de Iraq puede leerse en IraqSolidaridad el manifiesto internacional  Manifiesto internacional en defensa de los palestinos de Iraq. 536 refugiados palestinos de Iraq se dieron por desaparecidos o fueron asesinados en 2006 , así como los documentos incluidos en  Palestinos de Iraq: Refugiados por segunda vez .

* Este texto es parte del informe de ACNUR de mayo de 2008 sobre la situación de los refugiados iraquíes en Siria: ‘UNHR Syria Update, May 2008’ (http://www.unhcr.org)

Manifiesto internacional en defensa de los palestinos de Iraq. 536 refugiados palestinos de Iraq se dieron por desaparecidos o fueron asesinados en 2006

Palestinos de Iraq: Refugiados por segunda vez

CEOSI | www.iraqsolidaridad.org | 2008